Acusan a profesores de EEUU de espiar a sus alumnos con cámaras web

  • Los padres de varios alumnos denuncian que los docentes emplearon los ordenadores portátiles que les cedió el colegio para espiar a sus hijos.

La acusación es escandalosa: algunos maestros del estado norteamericano de Pennsylvania habrían espiado a sus alumnos a través de cámaras web instaladas en ordenadores portátiles del establecimiento escolar. Los padres de un alumno de 15 años presentaron una demanda y los tribunales del distrito escolar de Lower Merion han exigido que se entreguen los documentos necesarios para esclarecer el caso. Por su parte, la fiscalía local también ha dado inicio a las investigaciones correspondientes.

El motivo de la demanda presentada por Holly y Michael Robbins es que, según ellos, la vicedirectora de la Harriton High School criticó el "comportamiento inadecuado" de su hijo Blake y, para enfatizar su crítica, hizo uso de una foto tomada con una cámara web instalada en un ordenador que había sido puesta a disposición del alumno por la institución. El distrito escolar de Lower Merion había distribuido 2.300 ordenadores de Apple entre el alumnado para que los jóvenes pudieran ejercitarse en el manejo de estas tecnologías.

El propio Blake Robbins está perplejo. "Jamás habría creído que me pudieran hacer algo así en mi propia casa", declaró el joven a la emisora CBS. La vicedirectora "pensó que yo vendía drogas y eso no es cierto", se defendió. La madre acusa a la entidad de haber hecho uso de un procedimiento indebido: "No creo que la escuela tenga derecho a instalar cámaras en las casas, en las habitaciones de los chicos y espiarlos."

El portavoz del distrito, Douglas Young, admitió que las cámaras pueden ser y que de hecho habían sido dirigidas a distancia, si bien con el fin de hallar equipos desaparecidos o robados. En los últimos 14 meses, las cámaras web fueron activadas con este único motivo 42 veces, pero nunca para espiar a nadie, subrayó el portavoz, que agregó que la "función de seguridad" fue desconectada el jueves.

El distrito admitió no haber brindado suficientes informaciones a los padres y los alumnos sobre las posibilidades técnicas de los equipos. "Debería haberse hecho esta aclaración y lamentamos no haberlo hecho. Fue un grave error", dijo Young. La familia Robbins aclaró que nunca había denunciado un robo o una falta del portátil, con lo que no existía razón para activar la cámara.

Entretanto, la fiscalía local está considerando si la escuela ha infringido las leyes de intercepción de llamadas. "Estamos evaluando si sería pertinente realizar pesquisas legales", afirmó la fiscal Risa Vetri Ferman. Si las acusaciones resultan ser justificadas, sería un caso sin precedentes, dicen las organizaciones de protección de datos estadounidenses. "Sería uno de los casos más inauditos de violación de la esfera privada", dijo a CBS el director del Centro Electrónico de Información Privada, Marc Rotenberg. "Por supuesto que nadie piensa ni por lejos en la posibilidad de que las escuelas observen encubiertamente a sus alumnos a distancia."

Los padres se muestran algo atónitos ante la idea de los directivos escolares de querer hallar portátiles desaparecidos con la ayuda de cámaras web. "Que les pongan un chip", dijo a la publicación Eileen Lake, madre de tres hijos que acuden a las escuelas de este distrito. "Las cámaras web no deberían ser utilizadas con estos fines", criticó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios