Afectados por la hepatitis C denuncian el desigual acceso a los nuevos fármacos

  • Cesida asegura que hay comunidades que no proporcionan el tratamiento a los colectivos más vulnerables. Los expertos creen que la enfermedad se podría eliminar o controlar en 10 años.

La Coordinadora estatal de VIH y sida, Cesida, denunció ayer que el plan nacional contra la hepatitis C no ha sido asumido por todas las comunidades autónomas cuatro meses después de su aprobación y pidió una financiación "adecuada". Con motivo del día mundial contra esta enfermedad que se celebra hoy, Cesida explicó que medio millón de personas viven en España con hepatitis C. Para hacer frente a estas cifras, señaló el colectivo en un comunicado, se aprobó en abril el Plan Estratégico para el Abordaje de la Hepatitis C, con el visto bueno de todas las comunidades autónomas. Cesida mostró su preocupación por que los más vulnerables, como los consumidores de drogas o los presos, tengan las mismas opciones de acceder a los nuevos tratamientos contra la hepatitis C que el resto de la población.

En este sentido, el presidente de Cesida, Juan Ramón Barrios, aseguró que "todavía existen comunidades donde no se proporciona el tratamiento contra la hepatitis C a personas privadas de libertad, como Asturias, Castilla y León y la Comunidad de Madrid". "Esta situación podría cambiar si, de una vez por todas, se solucionara el contencioso que tienen las comunidades con Instituciones Penitenciarias", añadió.

Por su parte, el hepatólogo Javier Crespo, miembro del comité de expertos que elaboró el Plan Estratégico, aseguró que "eliminar o controlar la hepatitis C en países occidentales y que el virus cause poco daño lo tenemos al alcance de la mano: entre cinco y diez años". Y ello es posible gracias a los nuevos fármacos que se están ya usando, cuya tasa de curación oscila entre el 90 y el 95%, lo que supone "una revolución absoluta".

En una entrevista, el doctor Crespo, jefe de Digestivo del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla (Santander), trasladó un mensaje de "absoluto optimismo" a los afectados por hepatitis C. "No ha sido un año perdido", ya que "prácticamente" todos los pacientes diagnosticados serán tratados "en un periodo de tiempo relativamente corto". Aunque reconoció que el plan se debería haber planteado antes, consideró que es "probablemente el mejor que existe en el mundo y se hizo en un momento razonablemente bueno".

"El problema fue que las autoridades no supieron ver el alcance de los nuevos fármacos, sumado a una política de precios inadecuada de la industria farmacéutica durante los primeros meses del año 2014, totalmente descabellada, hizo tomar decisiones que quizá no fueran las mejores". Aunque no hay datos oficiales, el doctor Crespo estima que desde el 1 de abril han recibido los nuevos tratamientos unos 10.000 pacientes de los 52.000 a los que está previsto tratar en tres años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios