Asesinados ocho médicos extranjeros por los talibanes en Afganistán

  • Las víctimas son seis estadounidenses, un británico y una alemana que trabajaban para un hospital de una organización cristiana en Kabul.

Comentarios 19

Ocho médicos extranjeros -seis estadounidenses, un alemán y un británico-, así como dos colaboradores afganos, han sido asesinados en el noreste de Afganistán por los talibanes. Los ocho trabajaban para un hospital de Kabul que pertenece a la organización cristiana International Assistance Mission (IAM). Los talibanes los acusaron de ser "misioneros cristianos" en una conversación telefónica en la que se atribuyeron sus muertes.

Al principio no estaba clara la nacionalidad de las víctimas, pero el director de IAM, Dirk Frans, aclaró las dudas al confirmar que es probable que se trate del grupo de oftalmólogos que prestaba ayuda en la región. Oficialmente la organización quiere esperar sin embargo a una investigación para confirmar las muertes. La víctima alemana es una mujer.

El portavoz talibán Sabiullah Muyahid afirmó que los médicos estaban reuniendo información de inteligencia en la remota área donde los encontraron. "Tenían documentos de espionaje", aseguró.

El hecho se produjo el pasado jueves, según la policía, en la zona fronteriza entre la relativamente tranquila provincia de Badajshán y la de Nuristán, una zona mucho más peligrosa. El Ministerio del Exterior alemán y la embajada estadounidense no confirmaron por ahora el suceso. "Estamos trabajando para aclarar las informaciones", dijo un portavoz en Berlín. La portavoz de la embajada estadounidense en Kabul, Caitlin Hayden, señaló: "Tenemos motivos para pensar que hay varios norteamericanos entre los muertos". Sin embargo aún trabajan para establecer las identidades.

IAM señalaba que es probable que las víctimas sean miembros de un equipo móvil de oftalmólogos. Tras realizar un trabajo regresaban a Kabul. La organización apuntó que espera que "la tragedia" no cause la retirada de IAM del país después de 44 años. El jefe de policía de Badajshán, Agha Nur Kentuz, causó confusión al principio porque habló de seis alemanes y dos estadounidenses, pero una vez que fueron recuperados los cadáveres corrigió los datos.

Según Kentuz, un afgano, identificado sólo como Sayedullah, sobrevivió al ataque y fue quien informó de lo ocurrido a la policía. Por sus declaraciones se supo que los atacantes registraron a las víctimas antes de dispararles. Nuristán es fronteriza con Pakistán y está considerada una zona muy insegura, donde están estacionadas las tropas bajo mando estadounidense del comando Este de la tropa internacional ISAF.

Además, dos soldados de la OTAN, seis policías afganos y dos civiles murieron debido a distintos atentados en el sur de Afganistán, según datos de las autoridades. Además, murieron 14 rebeldes. La mayoría de efectivos destacados en el sur del país asiático pertenece a las fuerzas de Estados Unidos, Reino Unido, Canadá u Holanda. Este año han muerto ya 420 soldados extranjeros en Afganistán.

Por otro lado, cuatro policías y un civil murieron en la convulsa provincia de Helmand debido a la explosión de un bomba oculta en una carretilla. Una docena de civiles y un efectivo policial resultaron también heridos en el atentado dirigido contra un convoy de la policía, según el Ministerio del Interior. En la provincia de Kandahar un niño murió debido a la explosión de otra bomba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios