Sociedad

BP asegura que funciona su operación para sellar el vertido del Golfo de México

  • La petrolera sostiene que el barro pesado neutraliza el crudo que fluye hacia la superficie. Según los científicos, tres cuartas partes del petróleo vertido han "desaparecido".

Comentarios 5

La operación conocida como Static Kill (eliminación estática) para sellar el vertido de petróleo en el golfo de México fue un éxito y permitió alcanzar el objetivo deseado, aseguró BP en Londres.

Gracias a la operación, realizada tres meses y medio después del hundimiento de la plataforma petrolera Deepwater Horizon, se logró un equilibrio hidrostático en el punto de origen de la fuga. Los trabajos duraron ocho horas. "Hemos logrado un hito", dijo un portavoz de BP desde la capital británica, aunque para saber si realmente se ha ganado la lucha contra la marea negra habrá que esperar los siguientes pasos.

El barro pesado bombeado desde arriba en la tubería de salida del crudo neutraliza ahora el petróleo que fluye hacia la superficie, de forma que ya no hay fuga. Ahora se observará la fuente para garantizar que la situación actual es estable. En un segundo paso, se bombeará también cemento en el conducto. Pero primero habrá que acordar ese paso junto con las autoridades gubernamentales estadounidenses, añadió el portavoz.

En las próximas semanas se cerrará la reserva de crudo a unos cuatro kilómetros de profundidad en el suelo marino. En esa operación, conocida como Bottom Kill, BP quiere bombear barro pesado y cemento en el conducto de subida mediante un acceso lateral que se perfora desde mayo. Los trabajos para liberar presión se pararon provisionalmente durante la operación Static Kill, pero ahora continuarán según los planes.

En Washington se hizo palpable el alivio ante la noticia, aunque se reaccionó con cautela. El gobierno advirtió que no hablará de "victoria" hasta que el pozo de perforación esté también sellado por abajo con ayuda de un conducto secundario perforado. Pero todo parece apuntar a que la fuga ya no constituye una amenaza, señaló el almirante de la guardia costera estadounidense, Thad Allen, quien coordina las operaciones contra la marea negra.

Otro dato alentador lo proporcionaron científicos que trabajan para el gobierno, según los cuales tres cuartas partes del crudo han desaparecido. Una parte se evaporó, otras fueron extraídas, quemadas o se descompusieron, dijo Carol Browner, consejera en Energía del presidente Barack Obama en una entrevista televisada. "Creemos que hemos logrado llegar a un punto de inflexión", señaló. Aunque Browner estima que todavía llegarán a la costa algunas manchas de alquitrán, éstas "serán limpiadas y eliminadas". También la "madre naturaleza" seguirá "intentando deshacerse del crudo".

Catalin Teodoriu, del Instituto de gas natural y técnicas de extracción de la Universidad técnica Clausthal, consideró que el éxito de Static Kill es casi definitivo. "A partir de este punto no puede suceder ya mucho más", señaló. Existe "un riesgo muy, muy pequeño" de que el gas de la fuente se disuelva en la mezcla inyectada y desestabilice el tapón de barro. "En ese caso podrá volver a salir petróleo a la superficie". Desde el 15 de julio, la fuga estaba cubierta con una campana provisional.

El lunes, nuevas estimaciones de la dimensión del vertido saltaron a la luz. Tras el hundimiento de la plataforma Deepwater Horizon, el 22 de abril, se vertieron 4,9 millones de barriles de crudo a las aguas del golfo de México, unas 666.400 toneladas, según los investigadores, convirtiéndola en la peor marea negra de la historia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios