Cadena perpetua para un ex enfermero alemán que mató a 30 pacientes

  • El procesado ha sido condenado por dos asesinatos y tres intentos de asesinato, aunque el convicto confesó una treintena de muertes.

Comentarios 4

La Audiencia de Oldenburg (centro de Alemania) condenó a cadena perpetua a un ex enfermero alemán por dos asesinatos y tres intentos de asesinato de pacientes, mientras siguen las investigaciones del caso pues el convicto confesó un total de 30 muertes. La corte anunció públicamente que ha declarado culpable al procesado Niels H. en grado de máxima gravedad -lo que impide que salga en libertad vigilada después de cumplir los primeros 15 años de pena- por esos cinco casos concretos cuya autoría se ha llegado a demostrar durante el proceso.

El acusado confesó durante el juicio que entre 2003 y 2005 había inyectado una sobredosis de un medicamento cardiaco a 90 pacientes, de los que 30 fallecieron. El medicamento les causaba alteraciones serias de la circulación y el ritmo cardíaco. El acusado describió la tensión que vivía ante lo que podía suceder cuando inyectaba a los pacientes el fármaco, lo bien que se sentía cuando conseguía reanimarlos y lo deprimido que le dejaban las muertes. Cuando un paciente moría, aseguró, se prometía a sí mismo no provocar más casos mortales, pero sus buenos propósitos "se desvanecían con el tiempo".

Todo esto lo hizo, según su testimonio, por aburrimiento y para demostrar su valía ante sus colegas de trabajo en la Clínica Delmenhorst, cercana a Oldenburg. A lo largo del juicio se han logrado documentar cinco de esos casos de reanimación fallida. Ahora, las investigaciones se centran en los casos de otros ocho pacientes fallecidos, cuyos cuerpos han sido exhumados, mientras se esperan los permisos correspondientes a otros cuatro. Las investigaciones policiales abarcan hasta 200 casos similares ocurridos en la últimas clínicas donde trabajó el enfermero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios