Cae una red que estafó por internet a empresas e instituciones de seis países

  • La Guardia Civil ha detenido a 12 personas en Granada, Alicante y Mallorca. La trama obtuvo unos 300.000 euros. Entre los estafados está el Ayuntamiento de Ferreira (Granada).

La Guardia Civil ha desarticulado una organización criminal que ha llegado a estafar presuntamente por internet 300.000 euros a empresas e instituciones de seis países, con la detención de doce personas en Granada, Alicante y Mallorca. La importancia y novedad de la operación, denominada Transfer, radica en que, por primera vez en este tipo de delitos cometidos en la Red, se ha llegado hasta la cúpula de la organización, que estaba encabezada por dos ciudadanos nigerianos y la mujer de uno de ellos, de la misma nacionalidad, ha explicado en conferencia de prensa el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz.

El resto de los arrestados son los receptores del dinero estafado, conocidos en el argot policial como mulas, y su coordinador, todos ellos de nacionalidad española. La banda, acusada de delitos de estafa, blanqueo de capital y organización criminal, llevaba operando desde el año 2012. Entre los presuntamente estafados en España figura el Ayuntamiento de Ferreira (Granada), a quien estafaron unos 30.000 euros, y una empresa eléctrica de Lugo. A ellos se suman otras empresas e instituciones de Alemania, Austria, Bosnia, Brasil y Suiza, ha detallado Laurentino Ceña, general de División de la IV Zona de la Guardia Civil, que cifra de momento en 18 las sociedades que han sido objeto de la estafa.

El método de estafa empleado a través de internet era el conocido como phishing, y el modo de operar siempre el mismo: accedían al correo electrónico del gerente o administrador de una empresa y estudiaban las bandejas de entrada y salida para comprobar con quién se comunicaba de forma regular. Prestaban especial atención a las comunicaciones con su entidad bancaria y a las operaciones de compraventa de la empresa, lo que les permitía obtener el número de cuenta bancaria de la citada empresa o institución.

A partir de ahí suplantaban la identidad del gerente, contactaban con su banco y le ordenaban una o varias transferencias a la cuenta de una de las mulas (receptores del dinero) con la excusa de realizar un pago relacionado con la actividad de la empresa. En ocasiones lo hacían al revés: cuando habían identificado a los clientes de la empresa contactaban con ellos y les indicaban mediante correo electrónico una nueva cuenta bancaria en la que realizar los pagos, cuenta que era de una de las mulas de la red. Cuando éstas recibían el ingreso, se quedaban con su comisión y el resto del dinero se lo entregaban en mano al coordinador, que a su vez era el encargado de entregárselo a los cabecillas. También enviaban correos masivos a empresas o particulares informándoles de que les había tocado la lotería.

Para no dejar rastro, accedían a internet a través de redes públicas, zonas wifi o locutorios, o bien utilizaban la wifi de algún vecino. De hecho, entre la documentación intervenida a los detenidos figuran anotaciones sobre cómo atacar una red wifi doméstica. La operación comenzó el pasado marzo después de que un ciudadano advirtiera a la Guardia Civil de que le habían ingresado dinero en su cuenta procedente de una empresa extranjera que desconocía.

Fue el pasado 12 de junio cuando culminó con cuatro registros domiciliarios en los que fueron intervenidos dos vehículos, siete ordenadores, cinco tablets, 36 teléfonos móviles, cuatro cámaras de foto y vídeo, cuatro tarjetas Alpha que utilizaban para captar las redes wifi ajenas, cuatro routers y 20 tarjetas telefónicas. De los 12 detenidos, cinco de ellos ya en prisión preventiva, ocho fueron arrestados en Granada, incluidos los tres cabecillas, y el resto en Alicante y Mallorca.

El fiscal de Criminalidad Informática de Granada, Francisco Hernández, ha incidido en que "no existe la impunidad en internet". "Será más o menos difícil localizar a un grupo criminal, pero tenemos los medios y la coordinación necesarias", ha indicado. Por su parte, el delegado del Gobierno ha subrayado el hecho de que por primera vez en este tipo de ciberdelitos en Andalucía se haya llegado a la cúpula de la banda (normalmente las operaciones solo logran llegar hasta las mulas o cargos intermedios). Según ha dicho, durante el año pasado fueron esclarecidos 4.343 casos de ciberdelitos en Andalucía, donde se detuvo o imputó a 1.188 personas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios