Cañizares propone vender patrimonio de la Iglesia para atender a los pobres

  • El arzobispo de Valencia también sugiere dedicarles el 10% de los presupuestos de la diócesis y compartir viviendas para ayudar a madres solteras, gestantes o víctimas de malos tratos

Comentarios 19

El arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ha propuesto vender algunos bienes patrimoniales de la Iglesia para atender a los pobres, así como dedicarles el 10% de los presupuestos de la diócesis, y sugirió compartir viviendas para ayudar a madres solteras, gestantes o víctimas de malos tratos.

En una carta pastoral dirigida a la archidiócesis de Valencia y publicada ayer en el semanario Paraula, el cardenal recordó que se abre "un gran panorama para ejercitar la señal que identifica a los cristianos: la caridad", y agregó: "Habremos de poner todo nuestro empeño en la imaginación y la creatividad de la caridad".

Además, urgió a "ser samaritanos en medio de las nuevas pobrezas", ante la "grave y dolorosa situación social y económica por la que atraviesa Valencia", informó el Arzobispado en un comunicado.

En el mismo texto, Cañizares señaló que los cristianos y las instituciones de Iglesia están "en la vanguardia de mostrar verdaderos signos de caridad y Justicia".

Así, apuntó varias "sugerencias" que podrían llevarse a cabo al preguntarse "¿por qué en los presupuestos de la diócesis y de sus instituciones no se dedica un tanto por ciento (el diezmo de los mismos) a atender a los pobres?"

"¿Por qué no se venden algunos de los bienes patrimoniales de la Iglesia y se destinan a los pobres?", proseguía la carta pastoral, que también se preguntaba por qué no se estudia en qué forma compartir algunos bienes como viviendas para usos sociales, "por ejemplo, a pisos de asistencia a madres solteras, madres en gestación que no quieren abortar, mujeres víctimas de malos tratos domésticos".

Así, recalcó que este año la diócesis de Valencia ha de llevar a cabo "un importante esfuerzo" por "combatir las nuevas pobrezas, ayudar a superar el paro promoviendo iniciativas para crear empleo, y mostrar el rostro de una Iglesia que, fiel a su Señor, anuncia y testifica con obras y palabras el Evangelio de los pobres".

En este sentido, "pido a toda la diócesis que sea de verdad un año dedicado de manera muy preferencial al ejercicio de la caridad en todas sus dimensiones, también en su dimensión política".

El cardenal también sugirió poder hacer algo "con la colaboración de empresarios católicos y de buena voluntad, con sensibilidad social" para crear "uno o dos puestos de trabajo" en cada una de sus empresas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios