Científicos españoles buscan el origen del alzhéimer con mapas del cerebro

  • La Reina y la ministra de Sanidad visitan las instalaciones en las que se investiga con alta tecnología el desarrollo de nuevos fármacos · La enfermedad afecta a 65.000 mayores en todo el país

Un grupo de científicos españoles desarrollan mapas microscópicos del cerebro de personas con alzhéimer por ordenador con información genética o molecular. Esto permitirá recrear simulaciones en 3D de la enfermedad para ver su evolución, intentar ahondar en su origen y probar posibles fármacos.

El proyecto, liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), lleva cinco meses en marcha y aportará el primer análisis global sobre el alzhéimer, un "libro del cerebro", según Javier de Felipe, director de la iniciativa.

Para buscar nuevas formas de abordar esta demencia, que afecta a unas 650.000 españoles, los investigadores elaborarán mapas que integrarán información detallada sobre los aspectos clínicos, genéticos, moleculares, funcionales y patológicos.

Las conclusiones servirán para realizar estudios transversales, simular y recrear modelos de la enfermedad, "tratar farmacológicamente al ordenador" y avanzar en posibles tratamientos. Si bien ya existen otros proyectos de este tipo, se trata de la primera vez que se va a hacer un mapa sobre la enfermedad de Alzheimer.

"El primer paso es el desarrollo de herramientas computacionales para crear un banco de datos con información clínica, epidemiológica, funcional de neuroimagen y morfológica, por medio de sistemas de información integrados", detalló Javier de Felipe.

La iniciativa cuenta con la estructura y los recursos humanos y técnicos del Blue Brain Project, denominado en España proyecto Cajal Blue Brain, cuyo fin es realizar ingeniería inversa del cerebro para conocer su funcionamiento y analizar cómo se altera ante diversas enfermedades.

El proyecto Alzhéimer 3 pi nació gracias a un convenio de colaboración firmado el pasado octubre entre la UPM, el CSIC, la Asociación Nacional de Alzhéimer y la Fundación Reina Sofía. Se llama Alzhéimer 3 pi (letra del alfabeto griego) porque está sustentado en tres pilares de investigación para combatir la enfermedad de Alzheimer: circuitos, computación y cognición.

El Instituto Cajal del CSIC, el Centro de Tecnología Biomédica y el Centro de Supercomputación y Visualización de Madrid de la UPM acogen las instalaciones donde se lleva a cabo el proyecto. Entre los recursos tecnológicos que se emplearán en el mismo destaca la Cueva de realidad virtual de cinco caras, desarrollada por la UPM y T-Systems, la cual posibilita reproducir la evolución de la enfermedad mediante simulaciones 3D.

Además, se usará Magerit 2, un supercomputador capaz de recrear el cerebro de manera virtual con una capacidad de hacer 103.400.000.000.000 operaciones por segundo, y el Laboratorio de Circuitos Corticales, que cuenta con un microscopio que realiza reconstrucciones seriadas del cerebro de forma automática.

Asimismo, se utilizará el Laboratorio de Neurociencia Cognitiva y Computacional del Centro de Tecnología Biomédica de la UPM, que dispone de uno de los dos magnetoencefalógrafos que hay en España y que mide de forma directa y no invasiva la actividad neuronal. Se trata, según los investigadores, de conseguir un mapa cerebral que sirva para conocer la enfermedad, su origen, aún desconocido, y posibles futuros tratamientos que sirvan para detener su desarrollo.

Los científicos involucrados creen que este proyecto dará resultados "extraordinarios". Las instalaciones donde se desarrolla el mismo fueron visitadas por la reina Sofía, que se interesó por la tecnología, en parte española, por las muestras que en ese momento estaban analizando los microscopios y por el funcionamiento de la sinapsis neuronal.

En su visita, doña Sofía acudió con la ministra de Sanidad, Ana Mato, la secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela, la consejera de Educación y Empleo de la Comunidad de Madrid, Lucía Figar, y el rector de la Politécnica de Madrid, Javier Uceda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios