El Consejo de Seguridad Nuclear detalla en un informe que la central de Garoña es segura

  • Este dictamen no es vinculante y aún debe resolverse si alargará su funcionamiento hasta 2019

El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) envió ayer al Ministerio de Industria el dictamen solicitado sobre la Central Nuclear de Garoña, ante un posible alargamiento de su vida útil hasta 2019 y no hasta 2013, como estaba previsto inicialmente. En el dictamen se concluye que no existe ningún impedimento en materia de seguridad para que se lleve a cabo la medida, una vez analizada la experiencia operativa de la instalación y sus resultados en el Sistema Integrado de Supervisión de Centrales. El CSN aclaró que el dictamen es independiente del que deberá realizar el organismo regulador ante la petición de licencia.

El titular de la central justificará al CSN, antes del 3 de julio de 2012, que las actividades de vigilancia, inspección en servicio, mantenimiento y gestión de vida realizadas desde julio de 2009 se corresponden con las establecidas para la renovación de la autorización de explotación hasta 2019 y, en caso contrario, llevará a cabo las actividades no realizadas antes de la finalización de la presente autorización.

Por su parte, Greenpeace consideró "vergonzoso" este pronunciamiento. Su portavoz Carlos Bravo defendió que "hasta que no se acaben los informes definitivos no se puede decir si una central puede seguir funcionando".

Además, denunció que "es absurdo" mantener en funcionamiento una central con "graves" problemas de seguridad, cuya producción no parece "necesaria" en el sistema eléctrico español. "Vamos a pedir información al Ministerio y vamos a comunicar esta decisión a la Comisión Europea y, si hace falta, iremos a los tribunales", dijo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios