Continúa la búsqueda de miles de desaparecidos en Indonesia

  • Las autoridades estiman que unas 3.000 personas siguen sepultadas bajo los restos de los edificios derrumbados.

Los equipos de rescate continúan la búsqueda a contrarreloj de supervivientes, mientras se teme que miles de personas sigan atrapadas bajo los escombros de los edificios derrumbados en la provincia de Sumatra, en el oeste de Indonesia, tras el seísmo registrado el miércoles.

El Ministerio de Asuntos Sociales en Yakarta revisó la cifra de muertos, que ascendió de 467 a 777. Más de 2.100 personas sufrieron heridas, de las que al menos 400 se encuentran en estado grave. Por su parte, el jefe del centro de crisis del Ministerio de Salud indonesio, Rustam Pakaya, estimó que unas 3.000 personas siguen aún sepultadas bajo los restos de los edificios destruidos.

Varios funcionarios advirtieron de que el número de víctimas podría dispararse, puesto que miles de personas están desaparecidas. El coordinador de ayuda de emergencia de Naciones Unidas, John Holmes, mencionó la cifra de al menos 1.100 muertos.

Los hospitales, desbordados, trataban de asistir a los heridos pese a la falta de agua corriente, de electricidad y equipamiento. Ante el hospital M. Djamil se apilaban los cadáveres en bolsas amarillas. A unos pocos metros, unas 140 personas recibían tratamiento en tiendas de campaña destinadas principalmente a atender a pacientes con fracturas y heridas en la cabeza. El hospital tuvo que recurrir a generadores eléctricos para poder utilizar el instrumental médico. "En una situación como ésta tenemos que arreglarnos con lo que tenemos a nuestra disposición", declaró el doctor Neti Rizal.

Niños heridos, algunos de ellos desnudos, gemían incesantemente mientras sus familiares trataban de tranquilizarlos. Las ambulancias iban y venían continuamente para transportar a heridos a los hospitales y también los cadáveres hallados por los equipos de rescate. Entretanto, soldados, policías, asistentes sanitarios y voluntarios peinaban los escombros de los edificios destruidos -en muchos casos sólo con las manos- en búsqueda de señales de vida tras el terremoto de 7,6 grados en la escala Richter.

"Necesitamos desesperadamente equipos pesados adicionales, porque muchas personas continúan atrapadas bajo toneladas de cascotes de edificios en ruinas", señaló Zul Aliman, jefe de las operaciones de búsqueda y rescate en la provincia de Sumatra Occidental.

"Tenemos un número limitado de máquinas pesadas", señaló. "Mover esos equipos de un lugar a otro no es tarea fácil", añadió. Debido a los daños masivos, los equipos de rescate aún no penetraron en las áreas de escombros en diversas zonas, dijeron testigos, por lo que muchas víctimas siguen sepultadas.

Sus allegados se reunían alrededor de los bloques derruidos a la espera de noticias de los equipos de rescate, pese a que la mayoría de trabajadores de salvamento hallaban más cuerpos sin vida que supervivientes.

Por miedo a nuevos temblores miles de personas pasaron la segunda noche a la intemperie. Con paneles de plástico y tiendas de campaña improvisaron un alojamiento. Bajo las ruinas del destruido hotel Ambacang de cinco pisos se cree que se encuentran atrapados decenas de personas. El hotel hospedaba regularmente a muchos clientes extranjeros. Nadie sabía si había turistas bajo los escombros.

Al norte de Padang pueblos enteros esperaban la llegada de los equipos de rescate. A su vez, miles de vehículos colapsaban las carreteras durante horas para abastecerse de combustible en las gasolineras. El terremoto del miércoles provocó miles de desplazamientos y daños en infraestructuras clave, incluidas las redes de telecomunicaciones, carreteras, puentes y sistemas de suministro de agua.

El vicepresidente Yusuf Kalla estimó que los costes de reconstrucción de las infraestructuras dañadas ascendería a cuatro billones de rupias (285 millones de euros). El presidente indonesio, Susilo Bambang Yudhoyono, que pasó la noche del jueves en Padang, llamó a hacer todo lo posible por ayudar a las víctimas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios