Controlado un incendio forestal tras arrasar más de 1.200 hectáreas en Barcelona

  • Un hombre de 59 años se ha presentado de forma voluntaria en una comisaría y ha reconocido que provocó el fuego de forma accidental mientras picaba paja.

Un incendio forestal en Òdena (Barcelona), declarado la tarde del domingo entre los parajes de Samuntà y la Serra Alta, ha sido controlado tras haber afectado a 1.235 hectáreas de vegetación. Según han explicado los Bomberos de la Generalitat en un comunicado, a las 07:00 de trabajaban en él 127 vehículos y tres medios aéreos. Los bomberos han priorizado los trabajos en el flanco izquierdo, al este de la carretera C-37 en los kilómetros 78 y 81, cerca del paraje de la Penyora.

Según la investigación, el origen del fuego fue accidental por la manipulación de una picadora de paja por parte de un vecino del municipio, que ha sido imputado por un delito de incendio forestal. El hombre, de 59 años y nacionalidad española, se ha presentado de forma voluntaria en una comisaría de los Mossos d'Esquadra, donde ha reconocido que estaba manipulando una picadora de paja cuando se inició el fuego accidentalmente, han informado los Bomberos de la Generalitat en un comunicado. La investigación conjunta de los Mossos y los Agentes Rurales han confirmado que el origen del fuego está en esta finca del municipio, conocida como Can Rossinyol. 

Según datos del Cuerpo de Agentes Rurales, el incendio ha afectado a una superficie total de 1.235,52 hectáreas, y la mayor parte de la superficie quemada, unas 890 hectáreas, son zonas arboladas. Las otras zonas afectadas son: 186 hectáreas de cultivos, 127 de matorrales, 19 de pastos, 10,4 de terreno urbano y 2,7 de terrenos improductivos. El municipio más afectado por el incendio es El Bruc (Barcelona), con 628 hectáreas; seguido del de Castellfollit del Boix, con 434; Sant Salvador de Guardiola, con 128; Òdena, con 38 hectáreas, y Castellolí, con algo más de 7 hectáreas.

Un total de 122 personas fueron acogidas en centros municipales después de haber sido evacuadas, aunque ya tienen permiso para volver a sus casas. Según han informado en un comunicado los bomberos de la Generalitat, el resto de vecinos evacuados de la urbanización Montserrat Park del Bruc y Font del Bosc han sido autorizados a volver a sus viviendas. En el Bruc están acogidos cuatro vecinos de Sant Salvador de Guardiola que han encontrado sus viviendas en mal estado, en Sant Salvador de Guardiola se resguardan 23 personas y un grupo con animales que inicialmente estaban fuera de las dependencias municipales, y en el antiguo pabellón Congost de Manresa quedan 95 personas, 72 de las cuales son niños de una casa de colonias desalojada.  

El consejero de Interior de la Generalitat, Jordi Jané, ha advertido que el viento puede expandir el incendio y "poner en peligro zonas ya protegidas". En declaraciones a TV3, Jané ha señalado que se trabaja para establecer el perímetro del fuego, especialmente en el flanco izquierdo, en una zona de difícil acceso. Ha celebrado que la "gran profesionalidad y coordinación" de los bomberos ha permitido que la afectación se limite a 1.000 hectáreas de las 5.000 que se podrían haber visto afectadas. Jané ha precisado que tienen preparados 22 helicópteros, 17 de la Generalitat y cinco del Ministerio de Agricultura, aunque la niebla dificulta el trabajo. Ha apuntado que aunque no ha habido daños en la población, dos agentes de las ADF fueron atendidos  por una lipotimia y por una caída por un barranco. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios