Desarticulan en Alemania una red de trata de niños de América Latina

  • Camuflados como una ONG humanitaria, traían huérfanos de Haití para venderlos

La Policía alemana desarticuló una red internacional de trata de niños procedentes de Latinoamérica, camuflada como organización humanitaria, que vendía a los menores a pederastas que presuntamente pagaban grandes sumas de dinero.

Dos miembros de dicha red residentes en Berlín fueron detenidos el pasado febrero en el aeropuerto alemán de Múnich cuando trataban de entrar en el país acompañados de un niño costarricense de unos diez años de edad, señaló ayer la Policía bávara, que confirmó parcialmente informaciones adelantadas por el rotativo Berlinés Morgenpost.

Según el periódico, los presuntos miembros de la red pedófila fueron desenmascarados y detenidos cuando la Policía alemana de aduanas comprobó la falsedad de los papeles del niño, al que habían dotado de documentación brasileña.

Uno de los hombres es un berlinés y el otro un ciudadano sueco con residencia reciente en la capital alemana. Ambos fueron presentados ya ante el juez de instrucción, aunque, según el rotativo, se desconoce el alcance de su declaración.

La Policía no quiso confirmar si la detención de los dos hombres tiene relación con la captura la semana pasada de otro presunto pederasta en Berlín al que se acusó formalmente de abusos sexuales a menores en mas de 20 casos.

Este último detenido de 67 años fue acusado de abusar sexualmente de varios menores durante un viaje a Haití el pasado año y cuenta con antecedentes por casos similares de los años 2002 y 2003, según la fiscalía berlinesa.

Los detenidos en Múnich ocultaban sus verdaderas intenciones bajo la máscara de una organización humanitaria fundada por uno de ellos con motivo del terremoto de Haití para ayudar a niños sin hogar.

"Los niños eran seguramente atraídos a Berlín con el argumento de que les esperaba una vida mejor. Parte de ellos son huérfanos", declaró una fuente policial, que no especifica cuantos menores pueden haber sido víctimas de la red. "Cuando acababa el plazo normal de la visa de tres meses se les hacía retornar a sus países de origen con daños psíquicos inimaginables", explicó la misma fuente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios