Desarticulan una red de pornografía infantil internacional

  • La Policía de Toronto anuncia la detención de 348 personas en varios países y el rescate de 386 víctimas de abusos sexuales.

La Policía de Toronto anunció la detención de 348 personas en varios países y el rescate de 386 víctimas que estaban siendo víctimas de abusos sexuales para producir vídeos pornográficos para la compañía canadiense Azovfilms.com. La información proporcionada por la Policía de Toronto a las autoridades españolas sobre una red internacional de pornografía infantil permitió el rescate de 19 niños en España que estaban sufriendo abusos sexuales, confirmaron fuentes policiales españolas.

A la conferencia de prensa celebrada en la sede de la Policía de Toronto asistieron dos miembros de la Brigada de Investigación Tecnológica del Cuerpo Superior de Policía de España, el inspector jefe Luis García y el oficial de policía Eduardo Casas. Casas declaró que la información facilitada por la Policía de Toronto, que ha liderado la investigación, ha permitido la detención en España durante los últimos meses de 46 personas que adquirieron pornografía infantil a la empresa canadiense, así como el rescate de 19 menores.

Parte de estas detenciones fueron anunciadas por la Dirección General de Policía de España en diciembre de 2012 cuando, se hizo pública la detención de 28 personas por la adquisición de pornografía infantil. Además, cuatro personas, dos de ellas residentes en Alicante, fueron imputadas por abusar sexualmente de menores.

Pero Casas explicó que los 19 menores rescatados (cinco en Alicante y los 15 restantes en la localidad madrileña de Valdemoro) no eran víctimas de la red internacional. "Estos 19 menores no estaban relacionados con la empresa canadiense", explicó el oficial de policía. "Pero la información obtenida por la Policía de Toronto de la base de datos de la empresa ha sido fundamental para descubrir a esas víctimas. Sin ellos no los hubiésemos descubierto", añadió Casas.

La investigación comenzó en octubre de 2010 con las sospechas de la Policía de Toronto sobre la compañía local Azovfilms.com, cuyas oficinas fueron registradas por la policía en mayo de 2011, que era propiedad de Brian Way, de 42 años. Según la policía, los vídeos eran editados, empaquetados y vendidos desde el almacén de Way en la ciudad canadiense, si bien las imágenes se filmaban en otras localizaciones del mundo, especialmente en países del Este de Europa.

Durante el tiempo que operó, la compañía tuvo unos ingresos de 4 millones de dólares y la policía canadiense se hizo con 45 terabytes de datos. En los últimos tres años, investigadores de todo el mundo han seguido la pista de los sospechosos de fabricar y distribuir la pornografía infantil y sus clientes.

Según dijo Casas, la Policía de Toronto, tras analizar las bases de datos de Azovfilms, "nos informó de que 46 personas residentes en España habían comprado pornografía infantil a la empresa canadiense", lo que inició la investigación de la Brigada de Investigación Tecnológica. Casas también indicó que a falta de la aparición de nuevos datos, la investigación en España de esta red de pornografía infantil está concluida.

No es la primera vez que una investigación iniciada por la Policía de Toronto en casos de pornografía infantil permite a la policía española la desarticulación de pederastas. En 2005, la Unidad de Crímenes Sexuales de la Policía de Toronto, que es una de las más efectivas del mundo en la persecución de este tipo de delitos, detectó unas imágenes de un niño de entre 18 y 24 meses que estaba siendo distribuida por un pederasta a través de internet.

El mismo niño aparecía en un vídeo siendo violado "de forma extremadamente brutal y horrorosa". Pero en una esquina de una de las imágenes, un agente canadiense detectó un teclado de ordenador que tenía la letra Ñ. Esa pista permitió a la Policía de Toronto determinar que el teclado era un modelo que sólo se vendía en España. Tras pasar la información a la policía española, esta desarticuló poco después una red de pederastas acusados de la violación de niños de entre 12 meses y tres años, la producción de pornografía y su distribución a través de Internet.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios