Desciende el número de ingresos por infartos relacionados con el tabaco

  • Los expertos aseguran que se trata de una consecuencia directa de la ley antitabaco.

Comentarios 3

En los tres primeros meses del año se ha producido un descenso en el número de ingresos hospitalarios por infartos de miocardio y enfermedades respiratorias agudas, sobre todo crisis asmáticas, que, según asegura el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), están "directamente relacionadas" con la entrada en vigor de la ley antitabaco, el pasado 2 de enero.

Así lo ha asegurado el vicepresidente y portavoz de esta entidad, Rodrigo Córdoba, destacando que estos indicadores de salud son la mejor muestra de lo "urgente y necesaria" que era esta norma, ya que, como añaden, "a lo largo del año evitará unos mil fallecimientos, muchos de ellos en el sector de la hostelería".

"Donde mejor se observan estos indicadores de salud es en los hospitales, donde hay una disminución evidente que, sin embargo, todavía no está cuantificada", señaló Córdoba, quien confía en que a mediados o finales de año pueda haber ya datos más definitivos. Sus previsiones, no obstante, estiman que este descenso sea de al menos un 10% con respecto al año anterior, en el caso de los infartos de miocardio.

"Al permanecer 30 minutos en un lugar lleno de humo, el calibre de las arterias coronarias se reduce un 10%, un dato que para una persona sana no causa ningún problema, pero sí para una persona con enfermedad coronaria u otros factores de riesgo. De ahí que con la nueva ley bajen los ingresos por esta causa", explica.

Igualmente, y cuando apenas han transcurrido tres meses desde la entrada en vigor de la norma, también han observado una mayor demanda de ayuda para dejar el tabaco.

Según las previsiones de la CNPT, a lo largo del año dejarán de fumar unas 400.000 personas.

Aunque todavía no tienen datos concretos de la tasa de abandono tabáquico, aseguran que con la nueva ley ha aumentado un 30% con respecto a años anteriores, pese a que "en los primeros meses de todos los años ya hay mucha gente que lo intenta como nuevo propósito de año".

Además, entre las personas que buscan ayuda para dejar de fumar, que según reconoce Córdoba "son una minoría", la demanda de un tratamiento de deshabituación tabáquica ha aumentado entre un 10% y un 20% con respecto al año anterior".

Con estas previsiones, desde la CNPT están convencidos de que el tabaquismo en España irá disminuyendo progresivamente hasta dejar de ser una epidemia, algo que se conseguirá finalmente en 2030.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios