Descifran las mutaciones genéticas que causan el 90% de las leucemias linfáticas

  • Investigadores españoles desentrañan el genoma de más de 500 pacientes, un hito que permitirá cambiar la forma de tratarlos: se mirarán las causas genéticas, no el tipo de cáncer

Investigadores españoles han sido los primeros en descifrar el genoma de más de 500 pacientes con leucemia linfática crónica, consiguiendo identificar hasta 60 genes distintos cuyas mutaciones -dos de ellas en el lado oscuro del genoma- son responsables del 90% de los cánceres de este tipo, lo que supone una "revolución" que permitirá "cambiar" la forma de tratar a estos pacientes.

El trabajo, publicado ayer por la revista Nature, supone un hito en la investigación en España y el mundo y forma parte del Consorcio Internacional del Genoma de Cáncer (ICGC), que tiene como objetivo descifrar, para los 50 tipos de cáncer más frecuentes, el genoma de las células tumorales de al menos 500 pacientes.

"Es la primera vez que se consigue hacer una cosa así", explicó el profesor Xose Suárez Puente, investigador de la Universidad de Oviedo y primer firmante del artículo de esta investigación, dirigida por los doctores Carlos López-Otín, de la Universidad de Oviedo, y Elías Campo, del Hospital Clínic y la Universidad de Barcelona.

Gracias a esta investigación es posible definir un catálogo de genes cuyas mutaciones provocan esta leucemia. "Cuando los genes se mutan provocan que una célula normal se transforme en tumoral, y dependiendo qué mutación tenga la agresividad del tumor, el pronóstico y la respuesta va a ser distinta", advirtió.

Al localizar 60 genes se puede decir que el catálogo ya está completo, ya que "la mayor parte de ellos explican más del 90% de todos los tipos de leucemia linfática crónica que hay". Esta información, según Suárez, "va a cambiar la manera en la que se trata el cáncer; ahora depende del órgano y acabará dependiendo de la firma genética que tenga", y esto en un máximo de dos años.

Llamamos cáncer a una enfermedad cuando lo cierto es que son muchas clases distintas que diferenciamos por órganos (mama, páncreas, hígado, útero, etcétera). Esto es lo que va a cambiar en el futuro; además, éste será el paso más importante para la total introducción de lo que se conoce como medicina personalizada o de precisión. "Va a cambiar la manera de tratar a los pacientes, porque lo que se va a mirar son las causas genéticas, no el tipo de cáncer", reitera. De momento, esta información se puede utilizar para clasificar a los pacientes en grupos, ya que "dependiendo de que se tenga una mutación u otra se responderá mejor a un tratamiento u otro".

"Hay veces que secuencias a una persona con cáncer de mama y encuentras que ese tumor tiene las mutaciones que hacen que se parezca mucho al melanoma", lo que hace pensar que ese paciente puede beneficiarse de un tratamiento que se desarrolló para melanoma.

"¿Por qué no tener acceso a ese fármaco aprobado para otro tipo de cáncer?", se pregunta el profesor Suárez, quien destacó que la secuenciación "revolucionará" el acceso a tratamientos a los que muchos pacientes no tienen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios