España es el tercer país europeo en el que se comercializan más fármacos falsos

  • Este fenómeno afecta al 50% del mercado de los medicamentos de los países en desarrollo.

Los medicamentos falsificados representan en España un 1 por ciento del total de los fármacos que se venden, lo que sitúa al país como el tercer estado europeo y octavo del mundo desarrollado, con mayores problemas en ámbito. Por ello, este asunto centrará el XI Foro Farmaindustria que se desarrollará en Mallorca y que será clausurado por el conseller de Salud y Consumo, Vicenç Thomàs.

El director del departamento de comunicación de la Asociación Nacional de la Industria Farmacéutica Farmaindustria, Julián Zabala, alertó sobre este fenómeno que afecta al 50 por ciento del mercado de los medicamentos de los países en desarrollo y que sólo en Nigeria, el pasado mes de diciembre, causó la muerte de 34 niños.

Asimismo, indicó que, pese a que actualmente afecte a uno de cada diez medicamentos que se comercializa en España, remarcó que este fenómeno va "in crescendo" y señaló que, mientras en los países subdesarrollados estos fármacos falsos entran a través de las mafias, en España la vía de entrada se encuentra en internet.

Zabala manifestó que, aunque la idea es que los productos que más se falsifican son los destinados a patologías como la disfunción eréctil, la obesidad o la calvicie, también se venden otros como anabolizantes o ansiolíticos. Asimismo, indicó que se adquieren por internet únicamente por "privacidad o comodidad". No obstante, alertó que, cuando se compra un fármaco a través de la red, "tienes todas las papeletas" de que sea falso y, en estas ocasiones, "el mejor de los casos" es que éste no cause un daño a la salud.

El director de comunicación indicó que "seguramente" la medicina más falsificada sea la Viagra y el producto más vendido en valores, tanto en España como en el resto de países desarrollados, es uno destinado a la esquizofrenia.

Por otra parte, en cuanto a los fármacos sin receta, subrayó las ventas que presentan productos como la aspirina o los medicamentos anticonceptivos y los destinados contra el colesterol. Además, indicó que el 96 por ciento de las ventas se trata de medicamentos con receta y, el 4 por ciento restante, son fármacos "publicitarios".

Los medicamentos falsos son aquellos que no cuentan con un principio activo, que lo tienen pero en dosis diferentes que las que indica su prospecto o que no presentan "ninguna garantía".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios