España, quinto país del mundo en gasto de agua para producir bienes

  • Adena denuncia que el país figura entre las naciones del Mediterráneo que tienen el mayor estrés hídrico · Estados Unidos y China utilizan casi la mitad de la capacidad biológica del planeta

España ocupa la quinta posición a escala mundial en cuanto a huella hídrica, es decir, en el volumen total de agua usada globalmente para producir los bienes y servicios consumidos por los ciudadanos. Además, forma parte del grupo de estados del Mediterráneo (Grecia, Italia, Portugal y Chipre) que tienen cada vez un mayor estrés hídrico, una situación en la que el agua empieza a ser un bien escaso. Así se desprende del Informe Planeta Vivo 2008 de WWF/Adena, elaborado en colaboración con la Sociedad Zoológica de Londres y la Red de la Huella Global, y que fue presentado ayer simultáneamente en varias ciudades europeas.

El documento advierte que el planeta se enfrenta a una recesión ecológica, ya que la "huella ecológica" -indicador que estima la cantidad de recursos naturales necesarios para sostener el nivel de consumo de una sociedad y asimilar sus desechos- excede la capacidad de regeneración de la Tierra en un 30%.

El estudio indica que más de las tres cuartas partes de la población mundial vive en países "deudores ecológicos", en los que su consumo nacional ha excedido su propia biocapacidad. La gran mayoría de los ciudadanos mantienen estilos de vida y crecimiento económico utilizando el capital ecológico de otras partes del mundo. Asimismo, los países con mayor huella ecológica son Estados Unidos y China, ya que cada uno de ellos utiliza cerca del 21% de la biocapacidad del planeta.

España ocupa la posición número 12 a escala mundial y tiene un déficit ecológico del 338%, lo que significa que necesitaríamos casi 3,5 países más para mantener nuestras actuales demandas.

El informe incluye por primera vez datos sobre "la huella hídrica", un indicador que muestra, por ejemplo, la importancia del agua utilizada como materia prima en la fabricación de una camiseta de algodón (2.900 litros) y que permite medir el impacto en las reservas mundiales de agua. Cada persona gasta una media de 1,24 millones de litros de agua cada año (aproximadamente la mitad de una piscina olímpica) y el estudio advierte de que unos 50 países sufren actualmente "un estrés hídrico severo", una situación que aumentará a consecuencia del cambio climático.

Por otro lado, el Índice Planeta Vivo, medida obtenida del estudio de la evolución de 5.000 poblaciones de 1.886 especies, ha descendido un 30% desde 1970, debido, principalmente, a la deforestación y la transformación de los usos del suelo en los trópicos, y al cambio climático.

El documento subraya que el gasto imprudente de los recursos naturales agota el capital natural del mundo hasta un punto en el que estamos amenazando nuestra prosperidad futura.

"Si nuestras demandas sobre el planeta continúan a este ritmo, a mediados de la década del 2030 necesitaremos el equivalente a dos planetas para mantener nuestros estilos de vida", resalta el informe de los ecologistas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios