España retrocede en libertad de prensa

  • Reporteros Sin Fronteras relega a España al puesto 36º por la portada de los Príncipes en 'El Jueves', las denuncias de la SGAE y las amenazas de ETA.

Comentarios 6

La libertad de prensa en España ha empeorado en 2007. Así lo denunció la ONG Reporteros Sin Fronteras (RSF) en su informe anual sobre libertad de prensa, en la que nuestro país aparece en el puesto 36º, rodeada por Bosnia-Herzegovina, África del Sur, Cabo Verde, EEUU y Taiwan. Al parecer, España ha caído tres puestos en dicha lista debido, según esta asociación, al secuestro de El Jueves por la portada considerada "injuriosa" para los Príncipes de Asturias, las denuncias de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) contra dos páginas web y las coacciones de la banda terrorista ETA contra los periodistas que no comulgan.

El informe de libertad de prensa que realiza anualmente Reporteros Sin Fronteras se realiza a través de un cuestionario "retomando los principales criterios -49 en total- que permiten evaluar la situación de la libertad de prensa en un país", según explica la ONG en su página web. Dicho cuestionario se envía a "18 asociaciones de defensa de la libertad de expresión, dispersadas por los cinco continentes", así como a asociaciones profesionales, directores de periódicos, corresponsales de periódicos extranjeros para que rellenen el cuestionario y evalúen la calidad de la libertad de prensa.

Con todo, los resultados de dicho cuestionario, elaborados sobre el periodo entre el 1 de septiembre de 2007 y el 1 de septiembre de 2008, no son nada positivos para España este año. Nuestro país ha caído tres puestos en el informe con respecto al año pasado, lo que nos sitúa en el puesto 36º de la lista, junto a Bosnia-Herzegovina, África del Sur, Cabo Verde, EEUU y Taiwan, mientras que los primeros 20 puestos de la lista los ocupan países europeos, excepto Canadá y Nueva Zelanda. Sólo nuestros socios de Italia (44º) Polonia (47º) Rumanía (47º) y Bulgaría (59º) permanecen por debajo de España.

Mercedes Arancibia, miembro de la Junta Directiva de RSF, explicó que la caída de España en la lista se explica, en primer lugar, por el "problema de siempre: el terrorismo de ETA". "La situación de los periodistas amenazados por ETA es la misma que el año pasado y el anterior, tienen que ir las 24 horas del día con protección", explicó Arancibia, que a esto añadió el atentado de la banda terrorista el pasado mes de junio contra la sede del diario vasco El Correo, un hecho "que no se había producido en los últimos años".

"Pero ha habido problemas que no tienen que ver con el terrorismo", subrayó Arancibia, que mencionó, en primer lugar, el caso del periodista Chema Gil, en Murcia, que sufrió "todo tipo de presiones e incluso un intento de atentado, supuestamente por parte de los interés económicos relacionados con una urbanización cuyas irregularidades él había denunciado". "Los casos de censura en los que ha tenido participación la Corona, como el caso de El Jueves o el diario Deia", son otros de esos factores que han contribuido al empeoramiento de la libertad de prensa en España", agregó.

Destacan en el mismo sentido las denuncias presentadas por la SGAE contra dos sitios web. La presentada contra putasgae.org se saldó con una multa de 36.000 euros para la Asociación de Internautas -que alojaba la citada web- "por daños y perjuicios" a la SGAE, mientras que la presentada contra Frikipedia consiguió una orden de cierre y, posteriormente, una rectificación al artículo que definía a la sociedad como 'Siempre Ganamos Algunos Euros', así como una multa de 600 euros para el responsable de la web como indemnización a la SGAE y a su directivo Pedro Farré.

Siempre según el informe de RSF, también la SGAE está detrás del último caso de este tipo contra el bloguero Julio Alonso, responsable de WeblogsSL y autor del blog Merodeando, condenado en primera instancia por vulnerar el derecho al honor de sociedad "por opiniones vertidas por otros internautas en su blog". "Todo esto junto hace que la situación en España sea un poquito peor que el año pasado", explicó Arancibia, que recalcó que el caso de El Jueves es sin duda un "caso de censura flagrante". "La libertad de expresión no tiene límites. Si alguien se siente difamado, injuriado o calumniado que recurra a los tribunales, pero que no mande retirar una edición", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios