El nuevo Estatuto de Andalucía establece los límites hidrográficos

  • La Junta aprueba el decreto, que supone un paso más en la nueva regulación del agua en la comunidad, fijando las demarcaciones de los cauces de los ríos que fluyen por territorio andaluz

El Consejo de Gobierno aprobó recientemente el decreto que fija las demarcaciones hidrográficas de las cuencas de los ríos que transcurr en íntegramente por territorio andaluz, sobre las que la Junta de Andalucía ejerce plenas competencias de planificación y gestión hidrológica: la Mediterránea (Cádiz, Málaga, Granada y Almería), la del Guadalete y Barbate (Cádiz) y la del Tinto, Odiel y Piedras (Huelva).

De acuerdo con la Directiva Marco del Agua de la Unión Europea, la nueva norma amplía el ámbito de protección de las cuencas, hasta ahora limitado a la red hídrica y los acuíferos, para incluir también las aguas costeras -alrededor de una milla náutica mar adentro- y las de transición o influencia mareal, entre otras cosas.

Con los nuevos ámbitos territoriales así definidos y adaptados a la legislación europea, el decreto aprobado por el Consejo es el paso necesario tanto para la elaboración de los planes de cuenca que después se integrarán en el Plan Hidrológico Nacional como para la efectiva adscripción de las demarcaciones intracomunitarias a la Agencia Andaluza del Agua.

La más extensa de las tres aprobadas, la del Distrito Mediterráneo Andaluz, comprende un territorio de 17.964 kilómetros cuadrados que va desde la línea divisoria entre los términos municipales de Tarifa y Algeciras (Cádiz) hasta el Puntazo de los Ratones, al norte de la desembocadura del río Almazora (Almería), con las correspondientes zonas costeras y de aguas subterráneas y de transición, además de la cuenca endorreica del Zafarraya (Málaga). De su ámbito se excluye la cuenca de la Rambla de Canales (Almería), cuyo nacimiento está situado en la Comunidad Autónoma de Murcia.

La Demarcación Hidrográfica del Guadalete y Barbate abarca las cuencas y aguas de transición asociadas a estos dos ríos, así como los acuíferos y la zona costera entre los límites de Tarifa y Algeciras y la Punta del Camarón en Chipiona, con una extensión total de 5.969 kilómetros cuadrados íntegramente en la provincia de Cádiz.

Finalmente, la Demarcación Hidrográfica del Tinto, Odiel y Piedras (4.729 kilómetros cuadrados) se corresponde con las cuencas de estos ríos onubenses y sus aguas subterráneas, zonas costeras y de influencia mareal entre el límite de los municipios onubenses entre la Torre del Loro, en Mazagón, y la divisoria de los términos municipales de Isla Cristina y Lepe. Las demarcaciones de los ríos que no transcurren íntegramente por territorio andaluz ya han sido definidas por el Estado, que ejerce competencias de planificación sobre la cuenca del Guadalquivir y de planificación y gestión sobre las del Guadiana y el Segura.

informe de 2008

La consejera de Medio Ambiente, Cinta Castillo, presentó en Sevilla el Informe Anual de Medio Ambiente en Andalucía 2008, anuario que ofrece una información actualizada de las condiciones ambientales de nuestra comunidad autónoma, así como de las iniciativas desarrolladas por las distintas administraciones públicas en materia medioambiental.

Durante la presentación, que se llevó a cabo en la Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría, Castillo destacó como uno de los hitos más importantes del pasado año el nuevo escenario de la gestión de los recursos hídricos en Andalucía, en el que se fraguó el Acuerdo Andaluz por el Agua. "Este documento constituye el principal soporte del proyecto de Ley Aguas que ha comenzado a tramitarse en el Parlamento andaluz", afirmó Castillo.

Además de garantizar el buen estado ecológico de las masas acuáticas de la comunidad, la futura Ley va a favorecer la reactivación y la creación de empleo, ya que incluye un ambicioso Plan de Infraestructuras.

El Informe Anual de Medio Ambiente contiene también una monografía que repasa las oportunidades para el desarrollo sostenible en Andalucía. En este sentido, la consejera declaró que "sostenibilidad ha de traducirse en el terreno de la economía, redimensionando y equilibrando el peso de los distintos sectores productivos con el objetivo de tender hacia el pleno empleo de calidad y la sostenibilidad social", declaró.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios