¿Facebook?, por supuesto

Una red social como Facebook no nos va a cambiar la vida ni va a abrirnos un nuevo espacio vital donde encontrar lo que siempre estuvimos buscando, pero sí le permitirá abrir una ventana social donde encontrar a muchas personas que conoce y no trataba por cuestiones de tiempo o espacio y, como no, conocer a muchas otras que tengan sus mismas inquietudes y necesidades. A partir de ahí, todo requerirá un esfuerzo y un cierto tiempo para sacarle rentabilidad, tanto si quiere poner en valor una idea o un producto en este mundo nuevo en que nos ha puesto la Red. Así de sencillo... no hay que darle más vueltas. Facebook sirve para eso, pero se puede seguir viviendo sin estar dentro. Eso sí, si decide entrar, aprenda antes a ser coherente con unas mínimas normas; por ejemplo a borrar a un amigo que se vuelve pesado y a hacerlo con toda impunidad y sin remordimientos (bastará con que vaya a "cuenta" y luego a "editar amigos" para librarse de él) o a controlar sus impulsos y confesar cuándo y dónde estará las próximas horas, lo que equivale a decir dónde no va a estar. También debe saber que en Facebook se acaba sabiendo todo, de modo que cuantas menos confesiones de intimidad, mejor que mejor. Y recuerde que un perfil de Facebook puede abrirlo cualquier con el nombre que desee, de modo que desconfíe de quien contacta con usted hasta tanto no esté seguro de que es quien dice ser. Y no se enganche, sobre todo no se enganche, que a veces es una tentación muy grande consultar para ver quién anda por ahí en cualquier momento.

http://www.facebook.com

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios