Flores, velas y poemas en el primer aniversario de la tragedia del Madrid Arena

  • Familiares y amigos recuerdan a las cinco víctimas con una vigilia frente al recinto. Han exigido que se haga justicia.

Comentarios 1

Velas, flores y un recital de poesía. De esta manera han querido rendir homenaje las familias y los amigos de las cinco jóvenes, de entre 17 y 20 años, que murieron aplastadas hace un año en un tapón humano en uno de los vomitorios del pabellón municipal Madrid Arena durante una macrofiesta la noche de Halloween. Desafiando a las bajas temperaturas, varios centenares de personas se reunían al filo de la medianoche a las puertas del Arena, en una vigilia organizada por Isabel de la Fuente, madre de Cristina Arce, una de las víctimas, para rendir homenaje a las cinco chicas y exigir justicia.

Cinco cañones de luz recordaban en el cielo a María Teresa Alonso, Rocío Oña, Katia Esteban, Cristina Arce y Belén Lagdón. "Justicia por cinco personas inocentes que murieron aquí hace un año por la avaricia de unas personas y por la desidia de otras. Justicia por cinco personas que vinieron aquí a disfrutar de una noche de fiesta y fueron aplastadas hasta la muerte por la negligencia, por el dinero, por los favores", decía con voz firme en su intervención De la Fuente.

"Justicia por cinco personas que tenían toda la vida por delante. Cinco personas con familia, hermanos, amigos, compañeros, proyectos, ilusiones, inquietudes..."."Todo eso les fue robado la noche del 1 de noviembre de 2012, y nos encontramos un año después dilucidando aún qué es lo que pasó y quiénes son los responsables". "Si alguien quiere hacernos creer que lo ocurrido aquí hace un año fue un accidente inevitable, se ha equivocado. Eso no es lo que pasó. Lo que pasó es que alguien accedió al alquiler del edificio municipal con deudas a la Seguridad Social y a Hacienda, contraviniendo la ley de contratación para las Administraciones Públicas".

En opinión de la madre de Cristina, Madrid, Espacios y Congresos (Madridec), empresa del Ayuntamiento de Madrid, nunca debió alquilar el pabellón al responsable de la empresa Diviertt, Miguel Ángel Flores. "Lo que pasó", continuó De la Fuente, "es que ese alguien encargó a una imprenta 17.500 entradas, teniendo un aforo de 9.560. Cuando ese alguien vende 16.891 entradas, recorta gastos en seguridad, no se vigila quién entra al recinto ni con qué entra ni qué edad tiene, pone unas personas en los servicios médicos que más bien tenían que ser reanimadas ellas, cuando es alguien deja pasar a cientos de personas por un portón que nunca debió abrirse..."

"Cuando ese alguien (no llegó a citar por su nombre a Flores en toda su intervención) hace todo eso, cuando pone todos los medios para que muera gente, si no se la pasa por la cabeza que puede ocurrir una desgracia, solo veo dos opciones: o es tonto o le importa un pimiento la seguridad de nadie salvo la suya propia". Para De la Fuente no se trata de cinco homicidios imprudentes, sino que es "algo más". "Y  por eso está imputada esa persona, por cinco homicidios, y por eso hay otros imputados que no cumplieron con sus obligaciones", continuó. "Aquella noche se reunieron aquí los peores, y por mucho que alguien quiera lavarse la cara, siempre la tendrá sucia, muy sucia. Y hoy hemos venido aquí los mejores, para recordarles que somos más y tenemos la razón".

Tras lamentar que un año después los responsables de la tragedia están "en sus casas, sin ningún dolor, sin ningún remordimiento", dijo que "esos que son tan hombres para cobrar y hacer negocios dejan de serlo a la hora de asumir responsabilidades". Y añadió: "Estamos esperando que el responsable de esos cinco homicidios y los demás responsables se vayan a pasar unas vacaciones, todo incluido, en (la cárcel de) Soto del Real".

La madre de Cristina considera que si no está (Flores) entre rejas aún es porque la fiscalía no ha querido, "ni nadie ha tenido los arrestos de hacerlo".

Ignora por qué. "Quizá sea porque si se pone a alguien a la sombra y canta puede que esa canción no le guste", apostilló. "Estamos aquí porque la justicia tardía ya no es justicia, porque cinco vidas robadas valen más que todos los millones robados; porque nadie es aún responsable; porque aún nadie ha pagado por cinco homicidios, porque aún no sabemos nada...". Y concluyó con un reclamo: "Justicia Madrid Arena ya", palabras que fueron aplaudidas por los asistentes a la vigilia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios