El Foro Social Mundial concluye sin una propuesta unánime

  • Los miles de organizaciones que integran la plataforma no alcanzan un mensaje común

El Foro Social Mundial, que desde 2001 vaticinó la crisis que ha estallado en el corazón del modelo capitalista, concluyó ayer los debates de su novena edición sin poder formular una respuesta unitaria a la amenaza de recesión global.

Durante cinco días, los activistas han discutido el denominado socialismo del siglo XXI, que promueve el presidente venezolano, Hugo Chávez, posibles rupturas radicales con el sistema o reformas dentro del modelo capitalista, pero no han llegado a una conclusión clara ni única y las ideas se han diluido en confusos laberintos dialécticos.

Sí hay consenso en que el actual modelo "no sirve" y en que deben buscarse alternativas que el Foro Social no ha podido elaborar, lo que según sus organizadores se debe a la diversidad que caracteriza a esta plataforma, integrada por más de 5.000 movimientos sociales de unos 130 países. También se coincide en condenar la "cultura del consumo" y en que debe ser sustituida por la "cultura de la solidaridad", pero tampoco en ese punto se han podido elaborar propuestas concretas. Esa incapacidad fue criticada por los mismos participantes en el Foro, pero insistieron en seguir bucando alternativas a las cumbres "capitalistas", como la de Davos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios