Francisco Larrañaga es trasladado a España

  • El español condenado a muerte en Filipinas por el secuestro, violación y asesinato de dos hermanas cumplirá una pena de 40 años.

Comentarios 5

Francisco Larrañaga cumplirá en España su condena por el secuestro, violación y asesinato de dos hermanas en Cebú (Filipinas). Larrañaga, que siempre se ha declarado inocente, permanece en prisión en Filipinas desde 1997, fue condenado a cadena perpetua y en 2004 a pena de muerte. La abolición de la pena capital en el país asiático le permitió conmutarla por la de cadena perpetua. La firma de un acuerdo sobre traslado de condenados entre Filipinas y España en mayo de 2007 ha permitido que Larrañaga cumpla el resto de su condena en España. El preso hispano filipino asegura que no cometió ese crimen, que estaba en Manila el día en que ocurrió (a 300 kilómetros del lugar de los hechos) y que no se le dejó testificar en su defensa, ni tampoco a 35 testigos.  

Larrañaga llegó al aeropuerto de Barajas en la noche del martes, procedente de Manila, para cumplir su condena en España. El preso hispano filipino salió de Manila a las 11:30 horas locales (4:30 en España) en un vuelo comercial de la compañía KLM. Se encuentra "bien de ánimo" y viajó acompañado por varios agentes de Policía y por el director general de Asuntos Consulares, Miguel Ángel de Frutos. Las autoridades filipinas tomaron fuertes medidas de seguridad para trasladarlo desde la prisión al aeropuerto y han aportado "toda la colaboración posible", según han explicado fuentes diplomáticas. Es el primer traslado de un preso en virtud de un acuerdo bilateral entre ambos países y "ha salido bien, como primera experiencia", han explicado las mismas fuentes.  

Una vez en Madrid, Larrañaga ha pasado a disposición de la Audiencia Nacional, que deberá decidir cuántos años le quedan por cumplir de su condena, en qué régimen y dónde según ha explicado su abogado, Javier Viada. Larrañaga ha pasado trece en una cárcel de Manila. Viada ha manifestado su confianza que en Francisco sea trasladado al País Vasco o a una cárcel de Barcelona, únicos sitios donde cuenta con familiares.  

El Gobierno español anunció el pasado 18 de septiembre que el traslado de Larrañaga se produciría "en los próximos días", después de que las autoridades filipinas accedieran a que se conmutara su condena de cadena perpetua por otra de 40 años con el fin de adecuarla al ordenamiento jurídico español. La existencia de una orden judicial de 1997 que prohibía su salida del país hizo saltar la semana pasada las alarmas con respecto a un nuevo retraso del traslado, pero un juez de Filipinas ha emitido una nueva resolución en la que señala que no cabe tener en cuenta esa orden, ya que fue emitida con el objetivo de impedir que Larrañaga huyera una vez que fuera detenido. 

Acuerdo entre Filipinas y España

El traslado de Larrañaga a España es fruto de un acuerdo bilateral firmado con Filipinas en 2007 para el traslado de presos. Larrañaga permanece en prisión desde 1997, cuando fue detenido por el secuestro, violación y asesinato de dos hermanas en la ciudad de Cebú, hechos por los que posteriormente fue condenado a cadena perpetua, que el Tribunal Supremo elevó a la pena de muerte en 2004. Hijo del ex pelotari vasco Manuel Larrañaga y de Margarita González, Francisco asegura que estaba en Manila y no en Cebú el día del crimen, y denuncia que no se le dejó testificar en su defensa ni a él ni a una treintena de testigos.

Larrañaga se benefició en 2006 de la decisión de Filipinas de abolir la pena de muerte. En mayo de 2007, España firmó con la ex colonia un acuerdo sobre traslado de condenados que entró en vigor a finales de 2007. El traslado requería que el Ministerio de Justicia elaborase un reglamento de desarrollo previa autorización a través de una resolución conjunta del Congreso y del Senado del país asiático. Estos trámites se completaron para la visita que el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Angel Moratinos, realizó al archipiélago en marzo pasado.

El pasado 8 de septiembre se remitió a la Audiencia Nacional la documentación relativa al traslado, al objeto de que se emitiera informe sobre la viabilidad del cumplimiento de la pena impuesta en España y la duración de la pena de acuerdo con la legislación penal española. Dos días después se recibió el escrito del presidente de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, informando de que la duración de la pena en España sería de cuarenta años de prisión, ya que la naturaleza y la duración de esta pena están previstas en el Código Penal español, por lo que no procede conversión alguna.

 l Ejecutivo remitió entonces a las autoridades filipinas la carta con copia de los textos penales españoles que verifican la doble incriminación de los delitos cometidos, así como la copia del informe de la Audiencia Nacional, como último paso para que aceptaran el traslado de Larrañaga. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios