Funcionarios de la prisión mexicana confiesan su implicación

  • Al menos nueve vigilantes permitieron la fuga de 30 miembros de Los Zetas

Nueve funcionarios del penal de Apodaca, en el norte de México, han confesado su complicidad directa en la fuga de 30 presos el pasado domingo previo al asesinato de 44 reos en el interior de la cárcel, dijo el lunes una autoridad local.

"Nueve de los 18 funcionarios ya declararon que participaron activamente en la evasión (...) con lo que se confirma lo que se mencionaba sobre una traición de los funcionarios públicos que se aliaron con los maleantes", dijo en conferencia Jorge Domene, portavoz de seguridad del estado de Nuevo León, al que pertenece Apodaca.

"Tenemos información de que los reos fugados pertenecen al cártel de Los Zetas, y quienes perdieron la vida, los reos que fueron asesinados, al cártel del Golfo, lo que en principio demuestra que continúa la rivalidad de estos grupos", dijo Rodrigo Medina, gobernador de Nuevo León.

Domene señaló que se continúan las investigaciones y la toma de declaración de los otros nueve funcionarios investigados, así como de los tres funcionarios del penal que están detenidos en la Agencia Estatal de Investigaciones por el mayor crimen cometido en penales de México.

Agregó que la fuga tuvo lugar en horas de la madrugada y posteriormente se inició el ataque, que duró cerca de 90 minutos y no fue hasta una hora más tarde cuando las autoridades penitenciarias pidieron refuerzos.

Los reos, prosiguió Domene, se fugaron subiendo a una torre de vigilancia, la número 6, que es parte de la barda perimetral, y después cruzaron dos cercas más hechas de malla ciclónica para salir a un terreno abierto donde no hay cámaras.

Según la lista de los reos evadidos entre ellos se encuentra Óscar Manuel Bernal, apodado La Araña, quien en el momento de su detención era jefe de Los Zetas en Monterrey, capital de Nuevo León, y estaba ligado al asesinato de un jefe policial. Bernal es señalado como el responsable de ordenar un ataque en el que murió, en noviembre de 2009, el general Juan Arturo Esparza, jefe de policía del municipio de García.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios