Gabilondo no es partidario de "aislar" a los alumnos excelentes del resto

  • El ministro rechaza la propuesta de Aguirre de crear un bachillerato de élite en Madrid aunque reconoce que las comunidades tienen competencias en materia educativa

Comentarios 1

El ministro de Educación, Ángel Gabilondo, afirmó ayer que el sistema educativo tiene que atender a los alumnos con mejores resultados académicos, "pero sin aislar y sin separar" y "haciendo una enseñanza inclusiva que incorpore a todos en un espacio común". Así se reaccionó el responsable en la materia a las declaraciones que hizo el martes la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, que anunció que el próximo curso se empezará a impartir en la región el Bachillerato de Excelencia para los alumnos que hayan obtenido mejores resultados en la ESO (más de un ocho de nota media), que estudiarán en un centro exclusivo con una enseñanza más exigente.

Ante este anuncio, Gabilondo pidió ayer que "no busquen polémicas en mis palabras porque yo, por ejemplo, no me voy a presentar a una campaña electoral". "Si las cosas se hacen bien, no tienen por qué derivar en esos resultados (guetos), pero sí es verdad que la mentalidad que lleva a separar, aislar o seleccionar no va mucho con la de quienes creemos en una dimensión social de la educación y de incorporación de todas las diferencias", apostilló el ministro de Educación.

Si bien avisó de que es "poco amigo de polémicas", también dijo que le "gustaría" que este debate sobre una medida así para alumnos excelentes se hiciera "serenamente". No obstante, reconoció que cada comunidad tiene sus propias competencias en materia educativa y que, por tanto, "harán lo que estimen mas oportuno". "Luego ya se valoraran los resultados", añadió.

En concreto, Aguirre prometió que "el próximo curso la Comunidad de Madrid va a empezar a impartir un Bachillerato de Excelencia al que accederán los alumnos que más méritos hayan acumulado en el periodo de su escolarización obligatoria" y reseñó que se ofrecerá a los estudiantes "con los mejores resultados académicos", con una nota media superior a ocho, una enseñanza "más exigente".

Gabilondo subrayó que las aulas son lugares para aprender, pero también "para convivir" y recordó que los buenos estudiantes "motivan al profesorado" y "son una referencia" para el resto de compañeros.

En la misma línea se pronunció el secretario de Estado de Educación y Formación Profesional, Mario Bedera, quien afirmó ayer que la propuesta de Esperanza Aguirre de crear centros para los alumnos que finalicen la ESO con más de un ocho de media, "trasmite una idea segregadora del sistema educativo".

En declaraciones a RNE, Bedera indicó que "también se puede segregar por arriba" con la selección de los estudiantes con mejores notas, y advirtió que la iniciativa de Madrid "es todo, menos natural". "Espero que responda a estos momentos preelectorales en los que siempre se produce algún exceso", apostilló.

A juicio del secretario de Estado, el aula de un colegio "es un ecosistema donde el joven aprende competencia, contenidos, pero también aprende a convivir con sus compañeros y éstos son más y menos dotados intelectualmente".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios