Gobierno y asociaciones gitanas llaman al respeto a las diferencias y la educación

  • Los actos del Día Internacional de los Gitanos recuerdan a las víctimas del Holocausto

El Gobierno y los principales dirigentes gitanos coincidieron ayer en que el respeto a las diferencias, la educación y la corresponsabilidad son las bases sobre las que se debe construir la integración del pueblo gitano.

Éste fue el eje central de los mensajes lanzados por la ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, Leire Pajín; el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, y representantes de la Federación de Asociaciones del Pueblo Gitano y del Consejo Estatal del Pueblo Gitano.

Todos ellos se reunieron a orillas del río Manzanares para celebrar el Día Internacional del Pueblo Gitano y participar en la tradicional "ceremonia del río" con la que esta etnia recuerda a sus antepasados y en especial a los casi 600.000 gitanos que murieron en el Holocausto.

"Entre todos podemos construir un país en el que nadie humille a nadie y nadie se sienta humillado por nadie", señaló Pajín tras recordar los avances logrados en la integración de los gitanos y subrayar la importancia de la futura Ley de Igualdad de Trato.

En representación de la Federación de Asociaciones del Pueblo Gitano, Lisardo Hernández ha animado a los gitanos a "ser los arquitectos del futuro y de la próxima generación" y a formar parte activa en el ámbito de las escuelas, universidades, organismos e instituciones.

Tras los discursos, una veintena de mujeres gitanas que vestían sus mejores galas, han lanzado al Manzanares pétalos de rosa, mientras los hombres depositaban velas encendidas en el pretil.

Esta ceremonia tradicional gitana recuerda la decisión del pueblo gitano de abandonar su tierra originaria en el Punjab (India) y comenzar un éxodo por todo el mundo.

El homenaje además recuerda al más de medio millón de gitanos víctima del genocidio nazi en la II Guerra Mundial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios