La Guardia Civil mantiene abierta la operación por la detención del cura de Borja

  • Los ciudadanos muestran su apoyo al párroco en una concentración, y manifiestan que creen que "no ha cometido ningún delito" y que "le han podido engañar".

Comentarios 4

La Guardia Civil mantiene abierta la operación en torno a la detención del cura de Borja (Zaragoza), quien se encuentra a la espera de prestar declaración ante la titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Tarazona (Zaragoza), Nieves Pérez Martín. El sacerdote, de 70 años, fue detenido este viernes acusado de haberse apropiado supuestamente de fondos de una parroquia por una cuantía aproximada de 210.000 euros, además de por un presunto delito continuado de abusos sexuales, otro de blanqueo de capitales, otro de coacciones y dos de denuncia falsa.

Fuentes de la Comandancia de la Guardia Civil han informado de que el hombre no pasará a disposición judicial hasta que no estén terminadas las diligencias, ya que tiene varias imputaciones. Las fuentes desconocen si hay más implicados en el caso, ya que la operación Espino, que comenzó el pasado mes de mayo a raíz de dos denuncias de índole patrimonial presentadas supuestamente por el sacerdote, sigue abierta.

El dinero del que supuestamente se ha apropiado el cura no tiene nada que ver con lo recaudado por las visitas al Eccehomo, según ha defendido, Francisco Miguel Arilla, presidente de la Fundación Sancti Spiritus, que gestiona la iglesia donde está esta obra, que adquirió fama internacional tras la restauración que le practicó una pintora local. Según el presidente del Patronato, por las visitas se habrán recaudado "unos 50.000 euros, no más" y todo este dinero va destinado a una residencia de ancianos. Tras incautarle varios objetos, entre ellos un teléfono móvil, se está estudiando el registro de llamadas hechas y recibidas por el sacerdote. El cura abandonó, poco antes de las nueve de la noche, el cuartel de la Guardia Civil de Borja, para ser trasladado a otras dependencias del instituto armado próximas a la localidad, desde las que se prevé que se traslade hasta los juzgados para pasar a declarar ante el juez, según fuentes de la investigación.

Concentración de apoyo al cura

Los ciudadanos de Borja han mostrado su "sorpresa" e "incredulidad" ante la detención del párroco de la Colegiata de Santa María, Florencio Garcés, de 70 años de edad, y así lo han hecho notar este sábado en una concentración de apoyo, que ha dado comienzo a las 12:00 horas en la plaza del Ayuntamiento y ha durado una media hora. El alcalde de la localidad zaragozana, Francisco Miguel Arilla, quien también ha estado presente en la protesta, ha afirmado que los vecinos no se esperaban "para nada" la detención del párroco, y ha destacado que han trasladado su sorpresa a la corporación municipal.

De esta forma, ha añadido que piensan que el párroco "no ha cometido ningún delito" y que "le han podido engañar". Por ello, numerosos borjanos convocaron en la noche de este viernes una manifestación de forma espontánea, a través de las redes sociales y teléfonos móviles. Florencio Garcés ha sido detenido en la tarde de este viernes por la Guardia Civil por su presunta implicación en un delito continuado de apropiación indebida de fondos de una parroquia, dos delitos de simulación de delito, un delito continuado de abusos sexuales y un delito de coacción y blanqueo de capitales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios