Heridos 23 pasajeros por las turbulencias en un avión de Iberia que se acercaba a Lima

  • Ocho de los accidentados tuvieron que ser trasladados a centros hospitalarios, aunque sus vidas no corren peligro.

Comentarios 6

Un total de 23 personas resultaron heridas la pasada madrugada, como consecuencia de las fuertes turbulencias registradas durante un vuelo que la compañía Iberia realizó entre Madrid y Lima, una hora antes de su aterrizaje en la capital peruana. Las sacudidas duraron cinco minutos y algunos de los pasajeros se encontraban de pie cuando sucedieron, por lo que ocho de ellos sufrieron heridas más graves que el resto y tuvieron que ser trasladados a diversos hospitales de Perú. Los demás, fueron atendidos en el mismo aeropuerto por los servicios de emergencia, que habían sido alertados. Según algunos testimonios, se vivieron momentos de auténtico pánico a bordo.

El suceso se produjo pasada la medianoche, hora española, cuando los 335 pasajeros y 14 tripulantes del vuelo de Iberia con destino Lima comenzó a moverse violentamente debido a las fuertes turbulencias. Según relato uno de los tripulantes, cuando sobrevolaban una zona de selva de la localidad de Pucallpa (a 45 minutos de Lima), los fuertes vientos de la zona hicieron que la nave sufriera una "turbulencia en picado".

Ante tal situación, el piloto del aparto avisó a la torre de control del Aeropuerto Internacional Jorge Chávez. Inmediatamente se activaron los sistemas de emergencia, se prepararon los bomberos y los servicios sanitarios par recibir a los posibles heridos. Además, se canceló el despegue de varios vuelos para prevenir posibles problemas y otros aviones tuvieron que sobrevolar el aeródromo sin poder aterrizar por las mismas razones. Sin embargo, en el aterrizaje no hubo, finalmente, problemas.

Al final, nadie corrió peligro, y se registraron 23 heridos que no revisten gravedad, según la prensa peruana. Se trata de pasajeros peruanos, españoles e italianos en su mayoría que sufrieron politraumatismos, cortes y contusiones diversas por las que fueron atendidos. Los que más daños sufrieron son los que en el momento de las turbulencias se encontraban de pie en el avión. De este modo, la mayoría fue atendida en el propio aeropuerto peruano y sólo ocho de ellos tuvieron que ser trasladados a diversos hospitales por fracturas en sus piernas. Uno de ellos es un bebé de un año, que aunque sufrió golpes leves, lo médicos han preferido realizarle algunas pruebas.

Una vez pasado el susto y ya en tierra, una de las pasajeras que tuvo que ser trasladad a un centro médico, la peruana Priscila Bermiglio, explicó que se habían vivido momentos de auténtico pánico en el vuelo. "Era como un terremoto ahí dentro. las cosas nos caían en la cabeza y la gente gritaba y salía disparada de los asientos. Yo salí volando con mi hijo de siete años, que se golpeó la cabeza. Se rompió hasta el techo", relató la joven, que sufre fractura de tibia y peroné.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios