La Justicia estadounidense autoriza el matrimonio homosexual en California

  • Un juez federal considera "inconstitucional" la normativa que prohíbe la unión entre personas del mismo sexo · La Casa Blanca muestra su satisfacción por la anulación de un veto que considera "discriminatorio"

Un juez federal en San Francisco sentenció el miércoles a favor de las bodas homosexuales en California al considerar que la legislación que las prohíbe atenta contra los derechos fundamentales recogidos en la Constitución de EEUU.

En su esperado veredicto, el magistrado Vaugh Walker consideró que la Proposición 8, aprobada en referéndum en noviembre de 2008 en California y que reformó la Carta Magna del estado para definir matrimonio como un enlace entre un hombre y una mujer, no es compatible con los principios de igualdad y proceso legal.

"La Proposición 8 carece de base racional para negar la licencia de matrimonio específicamente a gays y lesbianas. De hecho, no hace otra cosa que consagrar la noción de que las parejas de sexo opuesto son superiores a las del mismo sexo", indicó Walker, quien en virtud de esa discriminación declaró esa normativa "inconstitucional".

Por su parte, el gobernador de California, el ex actor Arnold Schwarzenegger, se mostró contento con la resolución judicial y afirmó que la anulación de este veto supone "el primer hito de California, pero no último, en la batalla por la libertad y la igualdad de todos los estadounidenses".

A esta satisfacción se unió también la Casa Blanca, que mediante un comunicado declaró que "el presidente (Barack Obama) se ha mostrado claramente en contra de la Proposición 8 porque cree que fomenta las divisiones y es discriminatoria y seguirá impulsando la igualdad de los gays, lesbianas, bisexuales y transexuales estadounidenses".

Instantes después de hacerse público el veredicto, la alegría se apoderó de un centenar de personas favorables a los enlaces entre homosexuales que se reunieron a la entrada de los tribunales federales en San Francisco, donde se dictó la sentencia.

Una emoción compartida en muchos lugares de California y del resto del país, en especial en las diferentes organizaciones de gays y lesbianas.

"Esta victoria es un hito", afirmó Lorri L. Jean, directora ejecutiva de L.A. Gay & Lesbian Center, una declaración en la misma sintonía que la de Geoff Kors de Equality California, para quien la sentencia confirma que los derechos recogidos en la Constitución "son aplicables a todos".

El veredicto, sin embargo, supuso un jarro de agua fría para los grupos conservadores y religiosos de esta zona como constató el presidente de la organización Save California, Randy Thomasson, para quien lo ocurrido el miércoles supone "un golpe terrible".

Por otro lado, el juez Walker aplazó cualquier efecto de su sentencia sobre las leyes de California hasta hoy, plazo que concedió a los promotores de la Proposición 8 para recurrir y pedir que se proponga la concesión de nuevas licencias de boda a personas del mismo sexo hasta que falle la Corte Federal de Apelaciones.

La decisión del magistrado ha sido el último capítulo en una larga batalla legal entre defensores y detractores de las bodas gays en California que se remonta hasta el año 2000, cuando un 61,3% de los electores aprobaron la Proposición 22 que modificó el código civil del estado al restringir la definición de matrimonio a un enlace únicamente entre un hombre y una mujer.

Sin embargo, todo apunta a que el caso terminará en manos de la Corte Suprema de EEUU, la última instancia judicial del país.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios