La conquista del espacio

Medio siglo del vuelo de Gagarin

Comentarios 6

Hace medio siglo, el hijo de un carpintero ruso, Yuri Gagarin, se convirtió en el primer ser humano en realizar un viaje espacial, en una hazaña que dejó una impronta en la historia y marcó el mayor éxito de la Unión Soviética en plena Guerra Fría.

El vuelo de 108 minutos llevado a cabo el 12 de abril de 1961 por el joven cosmonauta de 27 años, a una altitud variable de 175 a 380 kilómetros, es aún motivo de orgullo para los rusos, dos décadas después del derrumbe de la URSS. Y la muerte de Gagarin en un accidente de avión, en 1968, acrecentó su estatura de figura mítica. El retorno sano y salvo de Gagarin en medio de la estepa rusa, donde una anciana, tras reponerse de su asombro al verlo bajar en paracaídas, le dio pan y leche, forma parte de los grandes momentos de esa aventura convertida en leyenda.

Centenares de miles de personas salieron a las calles de Moscú a festejar la proeza, que le aseguró a la URSS la supremacía por la carrera espacial hasta que ocho años más tarde los estadounidenses consiguieron llevar al hombre a la Luna.

El líder soviético, Nikita Jruschov, aprovechó la popularidad del cosmonauta para designarlo al frente de "misiones de paz" en todo el mundo. "Este éxito demuestra el genio del pueblo soviético y la fortaleza del socialismo", sostuvo el Kremlin.

La respuesta inicial de Estados Unidos fue modesta, con el vuelo suborbital (con velocidad insuficiente para circunvalar la Tierra en su totalidad) de Alan Shepherd, el 5 de mayo de 1961.

El primer vuelo orbital estadounidense fue el de John Glenn el 20 de febrero de 1962, un año después del de Gagarin.

Gagarin había sido designado para realizar ese viaje apenas cuatro días antes de la misión; quedaba en reserva Gherman Titov, que se convertiría en el segundo cosmonauta soviético, poco recordado hoy en día.

La fama de Gagarin también eclipsó a la del cerebro de la misión, Serguei Korolev, cuya identidad fue un secreto de Estado hasta su fallecimiento en 1966.

Korolev venía de lejos: había sobrevivido a los gulag de Stalin durante los años de las grandes purgas del régimen y se había dedicado infatigablemente al desarrollo del programa espacial soviético. Murió en 1996, cuando trabajaba en un proyecto de misión lunar. Cuando Gagarin falleció, en sus bolsillos se hallaron un registro de conductor, 40 rublos y una fotografía de Korolev.

Pocas historias contemporáneas generaron una mitología tan abundante como la de Gagarin, con anécdotas sobre su misión espacial y sobre detalles de su vida.

El cohete que transportó su nave -la Vostok 1- al espacio despegó a las 09:07, hora de Moscú, desde el centro de lanzamiento Baikonur, cuyo emplazamiento era secreto, en el sur de la entonces república soviética de Kazajstán.

Al regresar a la tierra, las primeras personas con quien topó fueron una anciana campesina, Anna Tajtarova, con su nieta Margarita, de 4 años. "De pronto vi a ese monstruo anaranjado con una enorme cabeza que avanzaba hacia nosotros", recordó Margarita en una entrevista reciente con el diario Komsomolskaya Pravda. "Mi abuela lo ayudó a quitarse el casco, apretando un botón. Y entonces vimos un rostro sonriente y comprendimos que estábamos delante de un ser humano", agregó.

La Unión Soviética ocultó durante años que Gagarin había concluido su misión en paracaídas, pues las reglas de la aeronáutica estipulaban que una órbita era válida solamente si la nave que la había realizado aterrizaba.

Menos divertida es la intriga que rodeó la muerte del cosmonauta, que se estrelló el 27 de marzo de 1968 en la región de Moscú, durante un vuelo de entrenamiento a bordo de un MiG junto al instructor Vladimir Seryogin. El accidente nunca tuvo una explicación convincente. Algunas versiones lo atribuyen a una súbita variación de altitud para evitar algún objeto, a una interferencia de otro avión o a un escape de oxígeno de la cabina.

Tampoco faltan quienes sospechan una conspiración organizada por Leonid Brezhnev, el sucesor de Jrushov, por supuestos celos de la popularidad del cosmonauta.Las muertes de Korolev y Gagarin en un lapso de dos años anuncian el fin de la supremacía soviética en la carrera espacial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios