Multitudinaria manifestación en Castilla-La Mancha en contra del almacén nuclear

  • Miles de personas, entre ellos el presidente socialista de la comunidad, José María Barreda, salen a la calle en Guadalajara.

Comentarios 1

Miles de personas, unas 20.000, según los convocantes, y unas cuatro mil, según la Policía Local, se han manifestado esta tarde por las calles de Guadalajara en contra de que el almacén de residuos radiactivos (ATC) se pueda instalar en Castilla-La Mancha, cuyo presidente, José María Barreda, acudió a la cita.

La marcha, que discurrió en medio de un fuerte viento, estuvo encabezada por una pancarta que portaban los vecinos de Yebra, uno de los nueve enclaves, junto a Villar de Cañas (Cuenca), que baraja el ministerio de Industria para instalar en nuestro país el almacén de residuos radiactivos, en la que se puede leer "Yebra no se vende"

Le seguía otra que llevaban los integrantes de la Plataforma Anticementerio Nuclear de Guadalajara, convocantes de la protesta, con el lema "No al Cementerio Nuclear en nuestra tierra", tras la cual iban las autoridades, entre ellos el presidente de Castilla-La Mancha.

Junto a Barreda, estaban también el presidente de las Cortes regionales, Francisco Partido; la presidenta de la Diputación Provincial, María Antonia Pérez-León; la diputada socialista y esposa de Barreda, Clementina Díez de Baldeón; el secretario de Organización Socialista en Castilla-La Mancha, José Manuel Caballero, y el coordinador regional de IU, Daniel Martínez, entre otros.

En un plano discreto y casi al final de la manifestación acudieron también con una pancarta del PP que rezaba "No al ATC en Guadalajara, ZP cumple con la ley", el presidente provincial del PP de Guadalajara y alcalde de la capital, Antonio Román, acompañado de la corporación municipal.

También estuvo la portavoz del Grupo Popular en las Cortes Regionales, Ana Guarinos, además de los diputados nacionales Ramón Aguirre y María Ángeles Font.

Los manifestantes, ataviados con camisetas amarillas y carteles del mismo color que rezaban "¡Atención, peligro!. No al cementerio nuclear", iban precedidos de un coche fúnebre adornado con coronas de papel y con los carteles amarillos distintivos de la protesta.

A la manifestación se han sumado colectivos ciudadanos y grupos ecologistas, además de los sindicatos UGT y CCOO, organizaciones empresariales y de agricultores. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios