Navegar ya no es cosa de ricos

  • Los españoles pasan más tiempo en la Red que con los amigos · En los últimos siete años se ha reducido el interés dedicado al trabajo o los estudios en favor de las aficiones

Todos necesitamos tiempo de entretenimiento, ya sea para descansar, olvidarnos de la rutina o para realizar aquello que nos gusta y no conlleva obligación. Según las conclusiones de la Encuesta de Empleo del Tiempo del Instituto Nacional de Estadística (INE), la informática relega a un rincón las actividades de la vida social y diversión. En 2009 casi el 30% de las personas realizó tareas relacionadas con ordenadores durante una hora y 52 minutos diarios, mientras que en 2003 el 17% las había realizado con una duración media de una hora y 45 minutos. Este resultado demuestra que en los últimos siete años los intereses a los que los españoles dedican su tiempo de ocio han cambiado.

Así, se ha reducido en 13 minutos el tiempo destinado al trabajo remunerado y en siete el empleado a estudiar. Sin embargo, cada vez se dispone de 18 minutos más para estar pendiente de la actualidad a través de los medios y de un cuarto de hora extra para las aficiones o la informática.

A partir de la edad adulta, las obligaciones, la vida laboral y la familia acaparan la mayor parte de nuestros quehaceres, siendo el tiempo libre un bien escaso para muchas personas. Cada grupo de edad, cada persona según su sexo y experiencias vitales sigue unas pautas de comportamiento diferentes.

Más de un tercio de los varones españoles trabaja de forma remunerada y le dedica de media casi ocho horas. Según el estudio, si bien las mujeres trabajan una hora y 20 minutos menos que los hombres, el 92,2% de ellas realizan tareas domésticas y se ocupan del cuidado de niños, ancianos y dependientes durante casi cuatro horas y media. Este porcentaje no llega al 75% en el caso de los hombres (cuya duración promedio es de dos horas y media), aunque desde 2003 ellos han incrementado en tres cuartos de hora el tiempo que destinan a las tareas del hogar.

El ocio implica tiempo para uno mismo. Cada cual decide el mejor modo de emplearlo. A menudo, un ritmo de vida acelerado y lleno de compromisos sociales nos impide vivir momentos de soledad y recogimiento; por eso, para muchas personas, el tiempo para dedicarse a uno mismo es el bien no material más valorado y escaso existente en nuestra sociedad. Las mujeres disponen de casi una hora menos de tiempo libre que los hombres al cabo del día. Esta diferencia se reparte entre todas las actividades de ocio. Los varones hacen vida social y se divierten cuatro minutos más que ellas. El tiempo dedicado a los hábitos deportivos, a las aficiones, a navegar por internet o a los medios es igualmente mayor en el caso de los hombres. Esto podría entenderse por el hecho de que las mujeres se ocupan más que ellos de las tareas del hogar y del cuidado de niños y dependientes, en concreto, dos horas más.

El cambio en las actividades se acentúa en la población menor de 25 años, que ahora dedican el doble de tiempo a las aficiones y la informática que hace siete años. Este colectivo se caracteriza, según el INE, por las tres horas y 50 minutos que dedican al estudio y "el poco tiempo" que destinan a las labores domésticas, con una hora diaria.

Por el contrario, de las personas de 25 a 64 años es característico el tiempo que dedican al trabajo remunerado y a las tareas del hogar (en torno a siete horas en su conjunto). A medida que aumenta la edad de una persona se observa que el tiempo de tarea retribuida es menor, por lo que le pueden estar más pendiente de la actualidad a través de la televisión o de internet. Respecto a las personas de 65 y más años, son las que disponen de más tiempo libre, casi siete horas diarias, de las cuales más de cuatro las dedican a los medios de comunicación.

En términos generales, las estadísticas siguen mostrando el cambio de los españoles de las actividades cotidianas de la vida social y diversión hacia las redes sociales. Dicho resultado se debe a que hoy en día muchas de las relaciones personales han aparcado el cara a cara para pasar a desarrollarse a través de un ordenador durante el tiempo de ocio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios