Nobel

El Nobel de Química premia el hallazgo de la formación de proteínas

  • El funcionamiento de los ribosomas es clave para entender el ADN.

El estadounidense de origen indio Venkatraman Ramakrishnan, el también estadounidense Thomas A. Steitz y la israelí Ada E. Yonath han sido galardonados con el Premio Nobel de Química 2009 "por sus estudios sobre la estructura y la función del ribosoma", un complejo supramolecular que produce proteínas a partir del ADN y que, por ser "crucial para la vida", constituye un elemento "importante para la elaboración de nuevos antibióticos", según informó la Real Academia Sueca de las Ciencias.

Los tres investigadores se repartirán por igual los diez millones de coronas suecas con que está dotado el premio (975.000 euros). Ramakrishnan, nacido en 1952 en Chidambaram (en el Estado indio de Tamil Nadu) y con nacionalidad estadounidense, trabaja como investigador y jefe de la División de Estudios Estructurales en el Laboratorio MRC de Biología Molecular de Cambridge, en Reino Unido.

Por su parte, Steitz, nacido en 1940 en Milwaukee (Estados Unidos), es profesor de Biofísica y Biometría Molecular de la Universidad estadounidense de Yale e investigador del Instituto Médico Howard Hughes, dependiente de la misma universidad. Asimismo, Yonath, nacida en 1939 en Jerusalén, es profesora de Biología Estructural del Instituto Weizmann de las Ciencias, en la localidad israelí de Rehovot, y directora del Centro Helen & Milton A. Kimmelman de Estructura y Montaje Biomolecular, dependiente también del Instituto Weizmann.

"El Nobel de Química de 2009 premia los estudios sobre uno de los procesos centrales de la vida", explica la Academia en su comunicado. "El ribosoma convierte el código del ADN en vida", añade. A partir de la información genética que les llega del ADN, "los ribosomas sintetizan proteínas que controlan la química de todos los organismos vivos", prosigue. "Dado que los ribosomas son cruciales para la vida, son también un objetivo importante para la elaboración de nuevos antibióticos", agrega.

Según la Academia, Venkatraman Ramakrishnan, Thomas A. Steitz y Ada E. Yonath han podido comprobar "cómo funciona el ribosoma a nivel atómico", para lo cual han utilizado "un método denominado rayo-X cristalográfico a fin de establecer el mapa sobre la posición de todos y cada uno de los cientos de miles de átomos que constituyen el ribosoma".

"En el interior de cada célula de todos los organismos hay moléculas de ADN. Éstas contienen un programa con el aspecto y las funciones de cada ser humano, cada planta o cada bacteria", se lee en el comunicado. "No obstante, la molécula de ADN es pasiva, y si no hubiera alguien más, no habría vida", continúa. En ese sentido, precisa, "los programas se transforman en vida a través del trabajo de los ribosomas".

"A partir de la información del ADN, los ribosomas producen proteínas: hemoglobinas transportadoras de oxígeno, anticuerpos para el sistema inmunológico, colágenos para la piel, enzimas para la descomposición del azúcar", explica la Academia sueca. "Hay decenas de miles de proteínas en el cuerpo que tienen diferentes formas y funciones. Ellas crean y controlan la vida y el nivel químico", añade la Real Academia Sueca de las Ciencias, organismo creado en 1739 y cuyo objetivo es "promover las ciencias y reforzar su influencia en la sociedad".

Antiobióticos

Según el comunicado, "el conocimiento de las funciones más recónditas del ribosoma es importante para la comprensión científica de la vida". "Ese conocimiento puede tener un uso práctico e inmediato", ya que "la mayoría de los antibióticos de hoy en día curan algunas enfermedades mediante el bloqueo de la función de los ribosomas bacterianos". "Sin un ribosoma en funcionamiento, la bacteria no puede sobrevivir", explica el texto. "Es por ello que los ribosomas son un elemento tan importante para los nuevos antibióticos", añade.

"Los tres laureados de este año han generado modelos de tres dimensiones que demuestran cómo los diferentes antibióticos envuelven a los ribosomas. Estos modelos son utilizados en la actualidad por los científicos a fin de desarrollar nuevos antibióticos, ya sea para salvar directamente vidas o para reducir el sufrimiento humano", concluye el comunicado.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios