La ONU advierte que Pakistán necesita más ayuda que Haití

  • Europa es de las primeras en reaccionar al llamamiento internacional y anuncia que incrementará los fondos destinados a las víctimas de la catástrofe a final de mes

La ONU reconoció ayer que las necesidades humanitarias en Pakistán ya son mayores que en Haití y pide que cambien las promesas por cheques, ya que sólo una pequeña porción de los seis millones de paquistaníes que necesitan desesperadamente alimentos y agua potable han recibido algún tipo de ayuda.

Con cientos de aldeas aisladas y las carreteras y puentes cortados por la crecida de los ríos, las raciones alimentarias y el acceso al agua potable sólo ha podido ser distribuido a unos 500.000 supervivientes de las inundaciones, según indicó la ONU.

"Tenemos un país que sufre diarrea acuosa endémica, cólera endémico, infecciones de las vías respiratorias, y tenemos las condiciones para que se produzcan nuevos problemas", aseguró el director regional para el sur de Asia de Unicef, Daniel Toole.

Las organizaciones humanitarias, centradas en frenar el drama sanitario en Pakistán advierten que las enfermedades relacionadas con la contaminación del agua están causando estragos en cientos de miles de afectados y amenazan con disparar la mortalidad.

Hasta la fecha se han detectado al menos 87.761 casos de diarrea aguda, 83.050 de enfermedades respiratorias y 113.045 de enfermedades cutáneas, como la sarna, según datos recogidos por la ONU en consultas médicas.

"No podemos dar promesas. No podemos comprar tabletas para purificar el agua, no podemos apoyar a Pakistán con promesas. Pido a la comunidad internacional que cambie urgentemente sus promesas por cheques", añadió Toole.

Mientras, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, atendiendo a las peticiones de la ONU, adelantó que a finales de mes se incrementarán los fondos para los afectados por las inundaciones, además recordó que Bruselas fue "la primera en reaccionar" a la crisis humanitaria, al comprometer 30 millones de euros inicialmente, y también la primera en aumentar la ayuda, al sumar otros 10 millones la semana pasada.

Ante esta situación los datos de las Autoridad Nacional de Gestión de Desastres (NDMA) hablan por sí solos: 893.000 viviendas destruidas o dañadas, de ellas 5.500 escuelas, mientras que otros 5.000 centros educativos sirven de morada para parte de los 20 millones de afectados que se han quedado sin hogar, en las peores inundaciones que ha sufrido Pakistán en décadas. Mientras que sólo un cuarto de los 459 millones de dólares necesarios para cubrir las necesidades iniciales han llegado.

Sin embargo, la crisis está aún muy lejos de finalizar: tres presas situadas en el tercio central del país soportan un altísimo nivel de agua en estos momentos y, aunque en el norte las aguas retroceden, para los próximos días se vuelven a esperar lluvias monzónicas, según expresó ayer un portavoz de la NDMA, Ahmad Kamal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios