La ONU pide solidaridad pese a la crisis para cumplir los Objetivos del Milenio

  • Ban Ki-moon insiste en que para erradicar la pobreza hace falta invertir y tener voluntad política · La situación económica marca esta cumbre, que reúne a 140 jefes de Estado y de Gobierno de todo el mundo

Comentarios 1

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, insistió ayer en que para hacer realidad el objetivo de erradicar la extrema pobreza en 2015 se necesitan, además de inversiones, voluntad política para ayudar a los más vulnerables.

"No hay un proyecto global que merezca más la pena" que lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) en 2015, afirmó Ban Ki-moon ayer en la sede de Naciones Unidas en Nueva York durante la apertura de la cumbre sobre la consecución de esos objetivos y que finaliza mañana.

Esta reunión de alto nivel donde asisten unos 140 jefes de Estado y de Gobierno, está claramente marcada por la crisis financiera y la recesión económica que sufre el mundo desde 2008 y que "ha causado graves reveses" en la consecución de los objetivos, frenando o incluso revistiendo muchos de los avances que se habían conseguido hasta la fecha.

Sin embargo, el máximo responsable de la ONU insistió en que "el tiempo apremia, y queda mucho por hacer".

Por su parte, los gobernantes adoptarán mañana un documento elaborado las últimas semanas en el que se subraya que lograr los ocho objetivos en 2015 es todavía algo que se puede alcanzar, pero también admite que hay muchos retrasos en algunas áreas.

Los ODM fijados en 2000 para lograr 15 años después son erradicar la pobreza extrema y el hambre, lograr la escolarización primaria universal, fomentar la igualdad de género, reducir la mortalidad infantil, mejorar la sanidad materna, combatir el virus del VIH y el sida, asegurar la sostenibilidad ambiental y desarrollar una asociación global para el desarrollo.

Ban Ki-moon admitió que hay "resultados reales" en algunos aspectos como el acceso a las escuelas o al agua potable, y "verdaderas historias de éxito. El impacto de los ODM es innegable, pero hay que protegerlos porque muchos de ellos son aún frágiles".

Por ello, el máximo responsable de la ONU animó a los mandatarios a ser fieles a sus compromisos con la comunidad internacional para "terminar con las condiciones inhumanas de la extrema pobreza".

Ban Ki-moon pidió a las naciones más ricas que "no se echen atrás" para cumplir sus compromisos de ayuda al desarrollo, y recordó a las que están en desarrollo que ellas también, incluso las que ya han obtenido progresos, "tienen que abordar asuntos como la desigualdad, que es la que devora la cohesión social".

En cuanto al impacto de la crisis económica sobre el logro de los ODM, dijo que "la recuperación no significa volver al camino injusto y equivocado que nos llevó a estos problemas", al tiempo que subrayó que hay que hacer "inversiones inteligentes en infraestructuras, agricultura y servicios sociales, pero sobre todo en las mujeres y las niñas".

Mañana Ban Ki-moon difundirá su estrategia global para mejorar la salud maternal e infantil, uno de los objetivos del milenio que la organización internacional subraya como un desafío.

Por otro lado, la organización Save the Children denunció ayer que al menos 70.000 niños morirán durante los tres días que dura esta cumbre, y fallecerán por enfermedades tratables o prevenibles como la neumonía, la diarrea, la malaria o el sida.

Por esto, la organización hizo un llamamiento a los dirigentes mundiales para que intensifiquen sus esfuerzos para cumplir los ODM y recordó que no podrán alcanzarlos si no se tiene en cuenta a los menores más pobres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios