El Papa defiende la beatificación de Pío XII

  • Dice que condenó el nazismo desde el primer momento y que actuó "de manera silenciosa" para salvar a más judíos.

Comentarios 17

 Benedicto XVI dijo hoy que Pío XII (1876-1958) condenó desde el primer momento el nazismo y que en muchas ocasiones actuó de "manera silenciosa y secreta" para evitar "lo peor" y salvar al mayor número posible de judíos.

"Actuó muchas veces de manera secreta y silenciosa visto que, a la luz de la concreta situación de ese complejo momento histórico, intuía que sólo de esa manera se podía evitar lo peor y salvar al mayor número de judíos", afirmó el Papa en la misa solemne que ofició en la basílica de San Pedro del Vaticano con motivo del 50 aniversario de la muerte de Pío XII, que se cumple este jueves.

Con esas palabras, el Pontífice alemán salió al paso de las afirmaciones de muchos historiadores que acusan al Papa Pacelli (su nombre de pila fue Eugenio Pacelli) de antisemita y de no haber elevado la voz con más fuerzas contra el régimen de Hitler, algo siempre negado por el Vaticano.

Los judíos siempre le echaron en cara su supuesto "silencio" ante el Holocausto y se oponen a su beatificación, cuya causa está abierta.

El último en oponerse públicamente ha sido el rabino jefe de Haifa (Israel), Shear-Yashuv Cohen, quien el pasado día 6 tras participar en el Vaticano en el Sínodo de Obispos dijo que Pacelli no levantó la voz contra el régimen de Hitler.

En la homilía de este jueves, el Papa Ratzinger agregó que por sus intervenciones en favor de los judíos, destacados políticos israelíes, como Golda Meir, escribió en su día: "Cuando el martirio más horroroso golpeó a nuestro pueblo, durante los diez años del terror nazi, la voz del Pontífice se levantó en favor de las víctimas".

En una basílica de San Pedro llena de fieles y acompañado por los cardenales y 253 prelados que asisten al Sínodo de Obispos, Benedicto XVI abogó para que prosiga "positivamente" la causa de beatificación del Papa Pacelli y resaltó su labor para "parar" la Segunda Guerra Mundial y en defensa de los judíos.

El Obispo de Roma recordó que a Pío XII le tocó gobernar la Iglesia Católica (2 de marzo de 1939-9 de octubre de 1958) en los "duros años" de la Segunda Guerra Mundial y en el periodo siguiente, "no menos difícil de la reconstrucción y de las difíciles relaciones internacionales pasadas a la historia como guerra fría".

El Pontífice recordó que Pío XII en Alemania, donde fue primero nuncio en Munich y después en Berlín, hasta 1929, "dejó una grata memoria, especialmente por haber colaborado con Benedicto XV en el intento de parar la 'inútil matanza' de la Gran Guerra".

"Y también por haberse dado cuenta desde el comienzo del peligro creado por la monstruosa ideología nacionalsocialista  con su perniciosa raíz antisemita y anticatólica", añadió.

El Papa Ratzinger recordó que a Pío XII le tocó vivir una época "marcada" por los totalitarismos: "el fascista, el nazi y el comunista soviético, condenados, respectivamente, en las encíclicas 'Non abbiamo bisogno' (No lo necesitamos), 'Mit Brennender Sorge' (Con ardiente preocupación) y 'Divini Redemptoris')".

Recorriendo la vida de Pío XII, Benedicto XVI dijo que "consoló a los sin techo y perseguidos y lloró a las innumerables víctimas de la guerra" y que cuando se cernían sobre Europa "las nubes amenazadoras de un nuevo conflicto mundial, intento evitarlo a toda costa. De él es la frase 'el peligro es inminente pero aún hay tiempo, nada está perdido con la paz y todo puede perderse con la guerra'".

Benedicto XVI reiteró que Pío XII defendió a todos los perseguidos "sin distinción de religión, etnia, nacionalidad o pertenencia política".

El Papa alemán aseguró que "por desgracia" el debate histórico sobre la figura de Pío XII "no siempre ha sido sereno".

Respecto al proceso de beatificación, el portavoz vaticano, Federico Lombardi, precisó hoy que con el deseo de que "prosiga positivamente", Benedicto XVI no se ha expresado sobre los tiempos del mismo y los sucesivos pasos.

En mayo del pasado año la Congregación de la Causa de los Santos reconoció las virtudes heroicas de Pío XII, que está a la espera de que Benedicto XVI lo firme.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios