La Policía holandesa detiene a una mujer por la muerte de cuatro recién nacidos

  • Los restos de los bebés fueron hallados en maletas ocultas en el desván de la casa de la joven

La Policía holandesa detuvo ayer a una mujer de 25 años como presunta autora de la muerte de cuatro recién nacidos, cuyos restos fueron hallados en otras tantas maletas en una casa de un pueblo holandés. Los restos fueron encontrados en el desván de una casa en la pequeña localidad de Nij Beets, en el norte de Holanda, y expertos del Instituto Forense de Holanda están trabajando ya en ellos para determinar las causas de las muertes.

La fiscal Annette Bronsvoort indicó en una conferencia de prensa que la detenida es "sospechosa" del homicidio de los bebés. La Policía, que comenzó a investigar el caso tras recibir una información de alguien próximo a la familia, cree que los bebés nacieron entre 2002 y 2010.

La fuente había señalado a los agentes su extrañeza por el hecho de que la joven había tenido varios embarazos pero nunca habían visto a sus hijos. La madre declaró inicialmente que los bebés habían sido dados en adopción, pero finalmente admitió que estaban muertos.

El diario holandés Telegraaf indica que la mujer trabaja como asistente dental y vivía en la casa con sus padres. Varios vecinos dijeron al periódico que no habían notado los embarazos. La Policía ha interrogado a los padres detenida, pero todavía no ha dicho nada acerca de si podrían estar relacionados con las muertes. El caso ha causado una gran conmoción en Nij Beets, una pequeña población de unos 1.700 habitantes.

Un concejal dijo que ni la joven ni sus padres habían acudido nunca a los servicios sociales o estaban considerados como personas en riesgo de sufrir problemas psiquiátricos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios