La Policía neozelandesa registra la casa del fundador de Megaupload

  • Confiscan bienes por seis millones de dólares y congelan otros once en cuentas

La Policía neozelandesa incautó ayer coches de lujo, obras de arte, armas, ordenadores y documentación en el registro de la mansión del fundador del portal de descargas Megaupload, Kim Schmitz, en prisión preventiva y cuya extradición solicita Estados Unidos por piratería informática.

Con la colaboración de agentes del FBI estadounidense, cerca de unos setenta efectivos de diversos cuerpos de seguridad y organismos del Estado registraron la residencia de Schmitz durante más de 24 horas y las de los otros tres directivos de Megaupload que fueron detenidos el viernes.

Durante la operación fueron confiscados bienes valorados en unos seis millones de dólares (4,5 millones de euros), entre ellos, quince automóviles de la marca Mercedes, un Cadillac de 1959 y un Rolls-Royce Phanton, indicó la Policía neozelandesa.

Además, el departamento del Tesoro congeló once millones de dólares (8,5 millones de euros) depositados en varias cuentas abiertas en entidades bancarias del país oceánico e invertidos en bonos del Estado neozelandés.

Schmitz, también conocido como Kim Dotcom, está considerado por la prensa local de este país, del que es residente desde hace un año, como una de las personas más ricas de Nueva Zelanda y es descrito como un apasionado de los coches de lujo, las mujeres y las mansiones.

En el dispositivo montado para detener a Schmitz y a sus tres colaboradores, participaron 76 agentes de diversas fuerzas de seguridad, incluidos efectivos de las unidades especiales de la Policía que asaltaron la mansión, ubicada en la zona de Coatesville, a las afueras de Auckland y en la que en aquel momento había quince personas, entre estas varios menores.

El inspector Grant Wormald, de la unidad de Crimen Financiero y Organizado de la Policía neozelandesa, explicó en rueda de prensa que el asalto fue complicado dado los numerosos mecanismos electrónicos de seguridad instalados en la residencia campestre de Schmitz, a quien los agentes sorprendieron parapetado en una habitación blindada y en la que hallaron una pistola.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios