Río declara la guerra a los 'meadores' con vistas al Carnaval

  • Durante el último fin de semana, 51 personas han sido arrestadas por orinar en las calles.

Comentarios 3

Es un dicho común en Brasil el de  que, durante el Carnaval, todo vale. Pero este año la Municipalidad  de Río de Janeiro se propone demostrar que al menos una cosa no será  tolerada: la costumbre de los hombres de orinar en la calle durante  los festejos. 

A lo largo del último fin de semana, 51 personas han sido  arrestadas por no utilizar los baños públicos portátiles instalados  por las autoridades y en lugar de ello dejar su maloliente huella en  árboles, muros y esquinas. 

Para detener a los meadores, las autoridades municipales  recurrieron a un truco jurídico. Como la ley no permite arrestar a  personas por hacer pis en la calle, los que lo hacen son detenidos  por práctica de "acto obsceno", o sea, por exhibir sus partes íntimas  en lugar público. 

La práctica masculina de usar la calle para orinar va en aumento  desde la década del 90, cuando los grupos de barrios lograron revivir  el Carnaval callejero que durante décadas desapareció de Río, opacado  por la monumentalidad del famoso desfile de las "escuelas de samba". 

Los blocos -grupos de músicos y ritmistas que recurren varios  barrios de Río- son hoy uno de los principales atractivos de la  fiesta carioca: arrastran tras suyo a decenas de miles de personas y  contaminan con su alegría todos los rincones de la ciudad, pero a  su paso dejan un olor de pesadilla por las calles. 

En un intento de frenar la mala costumbre, la Municipalidad  multiplicó por cuatro el número de baños químicos portátiles  instalados en todos los lugares por donde pasan los blocos: este  año son 4.000, frente a los mil del año pasado. 

Sin embargo, al parecer el aumento no da abasto a la demanda,  estimulada por el consumo de enormes cantidades de cerveza durante la  fiesta: la prensa publica hoy fotos de las largas colas formadas  delante de los baños químicos, así como de algunos hombres que  optaron por enfrentar el riesgo de arresto en nombre de la urgencia  de sus necesidades. 

"Un policía me regañó, diciendo que había un montón de baños.  Estarán probablemente en su casa", afirmó un abogado de 29 años  detenido por orinar delante de un muro en el elegante barrio de  Jardim Botánico, donde el grupo Suvaco de Cristo reunió el sábado a  20.000 personas. 

"Si van a arrestar a todos los que hacen pis en la calle durante  el Carnaval de Río, faltarán lugares en las comisarías", expresó el  vendedor José Ferreira da Costa, de 51 años, arrestado este domingo  cuando orinaba cerca de un árbol en el barrio boemio de Lapa, en la  zona céntrica de Río. 

El secretario de Órden Público de Río, Rodrigo Bethlem, reiteró  sin embargo que, este año, no habrá tolerancia hacia los  miccionadores, y dejó en claro que la "guerra" proseguirá implacable  hasta el Martes de Carnaval. 

"Tendremos a agentes acompañando a los 'blocos'. Cuando ubiquen a  personas orinando en la calle, estas serán llevadas a la comisaría  por práctica de acto obsceno. Es inaceptable que una persona use la  calle como baño público. Si la necesidad fuese una justificación, los  que sienten hambre podrían robar", argumentó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios