Suspendida la búsqueda de supervivientes tras deslizarse el crucero

  • El fuerte oleaje ha desplazado el barco diez metros y se teme que caiga en una fosa. El Gobierno italiano advierte de un posible vertido de combustible al mar.

Los equipos de rescate han suspendido las labores de búsqueda de los 16 desaparecidos tras el naufragio del crucero Costa Concordia el pasado viernes por la noche después de que el barco haya comenzado a deslizarse desde el lugar en el que está varado frente a la isla italiana de Giglio, según informa el diario La Repubblica, que cita a uno de los submarinistas que trabajan en la embarcación. Horas antes, los submarinistas habían encontrado el cuerpo sin vida de otro de los pasajeros del crucero, lo que eleva a seis el número de muertos confirmados, mientras que todavía hay 16 personas desaparecidas.

El Costa Concordiase ha desplazado unos diez metros debido al aumento del oleaje en las últimas horas, lo que ha llevado a evacuar a los submarinistas que trabajan en las operaciones de búsqueda como medida de precaución, sin que por el momento, según el portavoz de los bomberos, esté claro cuándo podrán retomarse. El temor ahora es que el barco se deslice y caiga desde los 37 metros de profundidad en que está varado a una fosa de 70 metros, donde quedaría completamente anegado, dando por concluidas las esperanzas de poder encontrar todavía con vida a alguno de los desaparecidos. 

 "La esperanza de encontrar con vida a los desaparecidos se ha reducido ya al mínimo", ha reconocido el alcalde de Giglio, admitiendo que la única esperanza es que "se haya creado en el barco alguna burbuja de aire". 

Riesgo medioambiental

Además, ha indicado que el barco tenía unas 2.300 toneladas de combustible a bordo, sin que por ahora se haya constatado ningún vertido al mar. Previamente, el ministro de Medioambiente italiano, Corrado Clini, ha advertido esta mañana que existe un "riesgo medioambiental altísimo" para la isla de Giglio, que podría verse agravado por el deterioro de las condiciones meteorológicas en la zona.

Según ha subrayado, "el objetivo es evitar que el carburante salga del barco y estamos trabajando en ello". "Hay que actuar rápido porque si cambian las condiciones meteorológicas podríamos encontrarnos en una situación distinta de la actual" y porque hay que tener en cuenta que "hay todavía vidas humanas que salvar". Llegado el caso de que se produzca un vertido del combustible del crucero, las zonas afectadas dependerán "mucho del flujo de las corrientes" pero "seguramente (afectará) a la isla de Giglio y probablemente a todo el archipiélago y la costa".

Por otra parte, Clini ha propuesto que se limite el paso de barcos por zonas sensibles. Es una "norma de sentido común" si se quiere proteger "nuestro patrimonio natural y paisajístico, que además es un recurso fundamental para el turismo", ha subrayado. "Debemos evitar que nuestro patrimonio se ponga en peligro", ha insistido. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios