Veintiséis muertos en la carretera en el fin de semana más trágico del año

  • En total se han registrado 24 accidentes de tráfico, en los que una treintena de personas resultaron heridas · Pere Navarro descarta que estas cifras se deban a la huelga de 'bolis caídos' que mantienen los agentes

Un total de 26 personas, de las que ocho son motoristas y siete peatones, perdieron la vida en los 24 accidentes de tráfico mortales registrados en las carreteras españolas desde las 15:00 del viernes hasta las 00:00 del domingo.

Con estas cifras, el segundo fin de semana de agosto se convierte en el más trágico, en cuanto a siniestralidad se refiere, en lo que va de año, según informaron fuentes de la Dirección General de Tráfico (DGT).

A ello hay que sumar que desde el viernes hasta el domingo, quince personas más resultaron heridas graves y otras quince sufrieron heridas de carácter leve.

De los 24 accidentes, siete fueron salidas de vía, siete colisiones y siete atropellos de peatones. La mayoría de los percances se produjeron por distracciones en la conducción (un total de 10), mientras que el resto fueron provocados por otro tipo de infracciones.

En lo que se refiere a las diferentes jornadas, la del domingo, con trece fallecidos, se convirtió en la más trágica de los que va de mes. En total se registraron once siniestros mortales a los que hay que sumar ocho heridos graves y tres leves.

Por otro lado, el sábado tuvieron lugar diez altercados en los que fallecieron diez personas, dos resultaron heridas graves y ocho leves.

Finalmente, el viernes se contabilizaron tres accidentes mortales, con tres fallecidos, cinco heridos graves y cuatro leves.

Entre los percances más graves destacan el ocurrido en la madrugada del sábado en el kilómetro 28 en la AP-1, a la altura de Briviesca, donde un bebé de seis meses y un niño de 2 años perdieron la vida al salirse de la vía el vehículo en el que viajaban junto con otras cuatro personas.

Entre los más graves también destaca el accidente en el que murió un joven de 19 años y otros tres, de edades comprendidas entre los 17 y los 35 años, sufrieron heridas muy graves en una localidad de Orense.

Por su parte, el director general de Tráfico, Pepe Navarro, descartó ayer que las cifras registradas durante el fin de semana se deban a la huelga de bolis caídos que mantienen los agentes de la Agrupación de la Guardia Civil.

"Los datos del fin de semana no significan un repunte. Hay fines de semana buenos y malos", afirmó el responsable de Tráfico.

Navarro está convencido de que "las multas desgraciadamente son necesarias por el efecto preventivo y disuasorio de las sanciones" e insiste en que la Unión Europea es de la misma opinión: "a mayor vigilancia y control más multas, menos infracciones y menos accidentes".

Sin embargo, también es consciente de que un fin de semana "es un tiempo demasiado corto para sacar conclusiones porque tres o cuatro accidentes disparan la cifra" y cree que esta correlación entre multas y siniestralidad sólo se aprecia "en el tiempo".

Por otro lado, ante los datos de este fin de semana, y también ante el próximo, que fue el de mayor siniestralidad del año pasado, Navarro pide prudencia a los conductores que vayan a comenzar o a regresar de sus vacaciones el próximo domingo día 15 de agosto.

En 2009, este fin de semana, se cobró la vida de 31 personas, muriendo sólo ese día 15, un total de 18.

De este modo, el responsable de Tráfico pide esencial prudencia a los motoristas porque "saben que necesitan un plus de atención".

A pesar de las cifras de este fin de semana, hay que subrayar que los datos del acumulado anual hasta el 8 de agosto, da buena cuenta del descenso de la siniestralidad en nuestra red viaria: se han contabilizado un total de 991 fallecidos, lo que representa un 15% menos que hasta la misma fecha del año pasado, es decir, 174 víctimas mortales menos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios