'Xynthia' deja casi 50 muertos en Francia

  • Más de 200.000 hogares siguen sin energía eléctrica. Sarkozy anuncia tres millones de euros de ayuda urgente para las víctimas y la declaración del estado de catástrofe natural para las zonas afectadas.

Comentarios 4

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, anunció una primera partida de tres millones de euros para ayudar a las víctimas de la tormenta Xynthia que ha dejado al menos 48 muertos en el país y prometió declarar el estado de catástrofe natural para las zonas afectadas.

Sarkozy, que se desplazó a la región de Charente-Maritime, una de las más afectadas, dijo que el Ministerio del Interior y los servicios de Equipamiento llevarán a cabo una inspección para elaborar "un informe en un plazo de diez días para comprender lo que ha ocurrido". Tras reunirse con las autoridades de la localidad de Aiguillon-sur-Mer, donde ha habido 25 muertos, el presidente subrayó que "lo urgente es acompañar a las familias que tienen desaparecidos y muertos". "Este no es el momento de comenzar polémicas", previno, en referencia a las voces críticas que han surgido respecto a la política de construcción al borde del mar.

No obstante, dijo que en su opinión "la seguridad es prioritaria, no se puede transigir con la seguridad". Así las cosas, pidió al ministro de Ecología, Jean-Louis Borloo, "un plan de diques" después de que algunos de estos hayan "cedido" como consecuencia de la tormenta. "Volveré antes de verano para sacar conclusiones estructurales de lo que se ha hecho", prometió. A continuación, Sarkozy, que también visitó La Rochelle, se subió de nuevo el helicóptero para desplazarse a Chatelaillon, en la misma región.

Entrentanto, continúan las labores de búsqueda, principalmente en la costa de la región de Vendée, donde se han producido el grueso de las 48 víctimas mortales (33), ya que, todavía hay nueve desaparecidos, siete de ellos en esta región, y dos en Charente Maritime. Además, la tormenta ha provocado heridas a una treintena de personas que han tenido que ser hospitalizadas.

Todavía hay dos departamentos que siguen en alerta naranja, Finistère y Morbihan, en Bretaña, debido al riesgo de inundaciones. En total, hay más de 9.200 bomberos trabajando sobre el terreno para ayudar a los afectados por los fuertes vientos y las intensas lluvias que ha dejado a su paso Xynthia, informó el ministro del Interior, Brice Hortefeux.  Así las cosas, dado que hay muchas casas inundadas hasta las que los bomberos intentan llegar en botes, no se descarta que puedan aparecer nuevas víctimas en las próximas horas. "El balance es susceptible de aumentar con nuestros reconocimientos más hacie el interior de las casas y los aparcamientos", previno el portavoz de Seguridad Civil.

Además, la tormenta dejó sin electricidad a casi un millón de hogares. Este lunes, todavía había 220.000 en los que no se había restablecido el servicio. El presidente de EDF, Henri Proglio, consideró que "la vuelta a la normalidad podría producirse en horas o días según las situaciones". Su filial de suministro eléctrico, ERDF, prometió la vuelta a la normalidad para el miércoles por la noche para el 80% de los afectados, pero en el caso del oeste, "el trabajo de los técnicos es difícil por las fuertes crecidas". La compañía ha movilizado a 5.000 personas para restablecer el servicio. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios