Zapatero pide a los Estados que respeten la vida de sus ciudadanos hasta el final

  • El jefe del Ejecutivo español preside el Congreso Contra la Pena de Muerte en Ginebra, donde propone lograr una moratoria universal de la pena capital en 2015.

Comentarios 54

El cuarto Congreso Contra la Pena de Muerte comenzó en Ginebra con la reafirmación de que la pena capital debe ser erradicada lo antes posible, por lo que fue muy aplaudida la propuesta del presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, de lograr una moratoria universal en el 2015.

Zapatero fue el invitado de honor de un Congreso cuya ceremonia de inauguración tuvo lugar en la sala de los Derechos Humanos y la Alianza de las Civilizaciones, financiada por España, y decorada con la famosa cúpula de Miquel Barceló. Precisamente, la cúpula y su fusión de colores y de materiales fue evocada varias veces como símil de la profusión de voces que luchan en el mundo contra la pena capital y que juntas lograrán el objetivo de "acabar con una práctica que es una vergüenza para toda la humanidad", señaló Robert Badinter, ex ministro francés de Justicia. Activista abolicionista y redactor de la ley que abolió la pena capital en Francia, Badinter también se mostró convenido de que "el combate común logrará acabar con una práctica desfasada, inhumana y cruel y que nos humilla a todos".

El presidente español también se cuenta entre uno de los que creen que se debe luchar "con todos los medios a nuestro alcance" para erradicar la pena de muerte, por lo que se puso "a disposición" y se ofreció a acoger el quinto Congreso en España. "Nadie tiene el derecho de arrebatar la vida a otro ser humano, trabajemos por esta causa (erradicar la pena capital). Me tienen a su entera disposición", señaló al concluir su discurso.

En su alocución, Zapatero abogó por lograr la aplicación universal de una moratoria efectiva en el año 2015, como paso previo a la abolición total, y en consonancia con los Objetivos del Milenio, que también deberían cumplirse ese mismo año. Sin citar a Cuba, pero en referencia al régimen castrista, instó a los estados a respetar "hasta el último instante la vida de todos y cada uno de sus ciudadanos".

Los Objetivos del Milenio son unas metas establecidas por la ONU de erradicación de la pobreza y mejora de los niveles socio-económicos del mundo. "Me parece fantástico no sólo establecer una fecha, sino vincularlo a los Objetivos del Milenio, es algo en lo que deberíamos haber pensado antes, y felicito y agradezco al presidente español por haberlo propuesto", señaló en rueda de prensa el coordinador del Congreso, Arnaud Gaillard.

Una posición que respaldaron públicamente la embajadora de buena voluntad del Consejo de Europa y activista abolicionista, Bianca Jagger, así como la viceministra de Asuntos Exteriores de Noruega, Gry Larsen, quien, cuestionada sobre la importancia de unir a la causa abolicionista a Estados Unidos, contestó: "Por supuesto que el hecho de que Estados Unidos aboliera la pena capital sería una señal muy fuerte, pero no debemos esperar que esto ocurra para seguir luchando por convencer a otros estados a que la eliminen. En los últimos 20 años se han unido a la causa muchos países sin que Washington modificara su posición".

Actualmente 150 países son, en la práctica, abolicionistas, mientras que otros 58 aplican la pena capital, y en 20 de ellos las ejecuciones son constantes. Estados Unidos junto a China, Irán, Pakistán y Arabia Saudí son responsables del 90 por ciento de las ejecuciones sumarias que se llevan a cabo en el mundo.

"Creo que la fijación con Estados Unidos y con Japón (otro de los principales ejecutores de la pena de muerte) es porque son democracias consolidadas y sorprende que sigan teniendo un comportamiento tan bárbaro, buscando la manera más eficaz de asesinar", afirmó Jagger.

Precisamente, la defensora de los derechos humanos iraní y premio Nobel de la Paz Shirin Ebadi afirmó que su país abolirá la pena de muerte "el día que sea una democracia". Jagger aprovechó la ocasión para hacer un llamamiento al presidente estadounidense, Barack Obama, para que "establezca una moratoria a nivel federal sobre la pena capital". En Estados Unidos la potestad principal para ejecutar a los reos recae en los estados, y 35 de los 51 existentes la practican. "Deberíamos recordar lo que dijo Gandhi: el ojo por ojo acabará convirtiéndonos a todos en ciegos", parafraseó Jagger.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios