Los accidentes en las saunas españolas "no llegan ni al 1%"

  • Los expertos aseguran que son centros "muy seguros", donde se controla muy bien la temperatura y el tiempo

Los accidentes en saunas en España "no llegan ni al 1%" ya que las condiciones de estos establecimientos "son muy seguras", según explicó el responsable de Salud Pública de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria, el doctor Juan Ramón García Cepeda.

Respecto al caso de un hombre fallecido por el calor a principios de agosto durante el Campeonato Internacional de Sauna en Finlandia, el doctor aseguró que se trató de una "deshidratación brutal que no se puede dar en circunstancias normales" y afirmó que este tipo de competiciones son "de locos", por lo que cree que "deberían estar prohibidas" ya que suponen "un riesgo real".

Estas instalaciones en España controlan muy bien la temperatura y los tiempos. La única medida de prevención es que "la gente respete las normas" y si no hay vigilantes, los adultos deben ser responsables, añadió. Según explicó García Cepeda, "son centros muy seguros, que nunca están al límite del riesgo, de hecho, los niveles de temperatura y tiempo están muy por debajo". El tiempo que debe pasar cada persona dentro de una sauna, "depende mucho de las temperaturas y la humedad, por lo que cada establecimiento establece el tiempo adecuado".

Los criterios que siguen estos establecimientos son válidos "aun poniéndose en el peor de los casos, para que incluso una persona con algún problema de salud tenga problemas", indicó.

En cualquier caso, recordó que las personas que podrían sufrir algún pequeño problema como ligeros desvanecimientos, son aquellas que tienen la tensión muy baja y, especialmente, las personas obesas.

Estas últimas son las más susceptibles de tener problemas dentro de una sauna porque "empiezan a sudar de forma muy profusa y se pueden deshidratar". Además, aseguró que "si están siguiendo una dieta pueden contar con peores condiciones de hidratación".

Así, afirmó que "una persona en buenas condiciones físicas, que se alimenta normalmente, no tiene porqué tomar ningún tipo de precaución para hidratarse", pero en el caso de estas personas, sí aconseja que "beban un poco más de agua y que reduzcan un poco el tiempo en la sauna".

Por su parte, el doctor subrayó que estos problemas en España apenas tienen trascendencia por su baja incidencia, todo lo contrario que los golpes de calor o los cortes de digestión, que, a su juicio, "son muertes absurdas porque son totalmente prevenibles".

En este sentido, señaló que la población de mayor riesgo son los niños y mayores, por lo que hay que "evitar que se expongan al sol en las horas más intensas de calor y controlar que se mantengan correctamente hidratados".

"Hay que tener especial cuidado cuando el niño ha pasado mucho rato al sol y después se baña", recalcó. Según el doctor "no debe meterse de golpe sino poco a poco y duchándose previamente".

De este modo, se evita el síncope por hidrocución, en el que se da un mareo con una leve pérdida de conocimiento, pero que al darse dentro del agua, la persona puede tragar agua y ahogarse.

Esta situación también puede darse en adultos y verse agravada si se meten en el agua después de una comida copiosa o con alcohol, ya que puede darse junto a un corte de digestión.

Las medidas preventivas para estos casos son, fundamentalmente, "informar a la población, incidiendo en qué para todos existe la probabilidad del golpe de calor".

Además, también hay que prestar atención a las personas que están trabajando a horas puntas del sol y las que hacen deporte al aire libre, que aunque "tengan buen estado de salud, someten al cuerpo a un alto estrés por las altas temperaturas", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios