El acusado de quemar la Sagrada Familia entró al templo gritando "todo esto es robado"

  • El detenido llevaba en sus bolsillos dos encendedores, un aerosol de aceite y varios objetos utilizados en la misa que no logró llevarse. Está acusado de los delitos de incendio y hurto.

Comentarios 7

El hombre de 65 años acusado de provocar el incendio en la sacristía de la Sagrada Familia entró a la cripta señalando los elementos ornamentales del templo al grito de "todo esto es robado", según han informado colaboradores de la parroquia que presenciaron la escena.

Al parecer, el hombre, visiblemente alterado, accedió a la cripta por una rampa, donde se cruzó con una colaboradora de la parroquia que vio cómo señalaba elementos ornamentales del templo al grito anticlerical de "todo esto es robado".

El acusado, José María L.S., de 65 años, nacionalidad española y vecino de Barcelona, se dirigió entonces a la cripta, donde accedió aprovechando que estaba abierta porque había una señora de la limpieza trabajando en su interior, según han señalado a fuentes de la parroquia.

Tras provocar el incendio, el hombre fue descubierto cuando salía corriendo de la sacristía por un grupo que hacía una visita privada a la cripta -que sólo se abre para celebrar misas-, por lo que le retuvieron en una dependencia anexa al templo hasta que llegaron los Mossos d'Esquadra para detenerle.

En el momento del arresto, el acusado llevaba en sus bolsillos dos encendedores, un espray de aceite, la pequeña campana de cobre y plata utilizada para la consagración y cinco juegos de llaves de los cepillos.

En cualquier caso, según han informado fuentes de la parroquia de la Sagrada Familia, el acusado no logró llevarse dinero de las limosnas.

El acusado, que tenía dos antecedentes por hurto y que era un usuario habitual de los servicios sociales, pasará a disposición judicial posiblemente mañana, acusado de un delito de incendio y otro de hurto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios