Los acusados de quemar viva a una indigente culpan al menor que les acompañaba

  • Los dos jóvenes aseguran que nunca quisieron hacer daño a la víctima y atribuyen los hechos al menor que iba con ellos, ya condenado por el crimen.

Comentarios 18

Los dos jóvenes acusados de haber quemado viva a una indigente en un cajero automático de Barcelona en diciembre de 2005 han asegurado que sólo pretendían "molestar" a la mendiga, no hacerle daño y mucho menos matarla, y han culpado del crimen al menor que los acompañaba, ya condenado por los hechos.

En medio de gran expectación mediática, ha comenzado hoy en la Audiencia de Barcelona el juicio contra Oriol P. y Ricard P., que afrontan sendas condenas de 28 años de cárcel por asesinato con alevosía y ensañamiento por haber quemado viva, junto al menor Juan José M., a la indigente Rosario Endrinal.

En sus declaraciones, los procesados han reconocido que estuvieron "increpando y molestando" a la mendiga, que dormía en un cajero de la calle Guillem Tell de Barcelona, lanzándole varios objetos que no llegaron a alcanzarle, pero que su propósito era sólo "hacer el tonto" y nunca causarle daño.

Los dos jóvenes han desviado la culpa hacia Juan José M., el menor que los acompañaba y que desde el año 2006 está cumpliendo la condena de ocho años de internamiento, la pena máxima para su edad, que se le impuso en una sentencia de conformidad después de que reconociera los hechos que se le imputaban.

Según la versión de los procesados, que en todo momento han mostrado un aspecto afligido y se han referido a la mendiga como "señora" o "señorita", la noche del crimen habían salido de fiesta con unos amigos y ambos entraron a sacar dinero al cajero de Guillem Tell, donde la víctima dormía entre un fuerte olor.

Los jóvenes se propusieron entonces "molestarla para que saliera del cajero", según Oriol P., por lo que le empezaron a insultar y a lanzarle objetos, como una naranja, una botella de plástico y un cono de tráfico, hasta que la mujer se levantó y corrió el cerrojo de la puerta para impedirles entrar.

En todo momento, "no había intención de provocar, sólo de molestar, como una mosca que se te posa en la nariz", ha ejemplificado Ricard P.

Los acusados se fueron de fiesta con unos amigos, entre los que se encontraba Juan José M., y, tras separarse de ellos, pasaron ante el cajero automático, donde, según la versión de los procesados, el menor decidió convencer a la mendiga de que le dejara entrar para sacar dinero, aprovechando que ella no lo relacionaría con los otros dos jóvenes.

De acuerdo con su versión, tras molestar de nuevo a la indigente, a la que tiraron unos objetos de cartón, fue el menor quien, por propia iniciativa, resolvió "darle un susto", por lo que cogió un bidón de disolvente de un saco de escombros cercano y roció con el líquido el suelo del cajero que, de repente, estalló en llamas, sin que ellos vieran cómo se produjo la explosión.

Cuando abandonaban el cajero, todavía escucharon los insultos que les profería la mendiga fallecida, por lo que, afirman, se fueron pensando que la mujer había salido con vida del cajero y no se enteraron de su muerte hasta que los detuvo la policía.

Aunque Oriol P. ha referido que la noche del crimen Ricard P. estuvo molestando a otra mujer "sin techo", los dos jóvenes han negado que en otras ocasiones se hubieran dedicado a golpear o a insultar a indigentes.

"Yo nunca he sido racista ni clasista, ni de ninguna ideología denigrante", ha clamado Oriol P., mientras su compañero, a quien el menor condenado culpó de haber tirado el cigarro que prendió fuego a la mendiga, ha afirmado que en su vida ha agredido a nadie, "ni a sin techo ni a otro tipo de persona".

Pocas dudas quedan sobre las circunstancias del brutal crimen, ya que las cámaras de seguridad del cajero grabaron casi toda la secuencia de los hechos, por lo que la clave del juicio se basa en demostrar si los acusados tenían intención de matar a la mendiga y, si como afirman las acusaciones, lo hicieron con alevosía.

Para ello, es fundamental averiguar lo sucedido durante los diez minutos previos a la explosión, en que los procesados salen del objetivo de las cámaras de seguridad del cajero.

Ambos jóvenes sostienen que, durante ese rato, estuvieron dando una vuelta por los alrededores en busca del grupo de amigos del que acababan de separarse, además de un lugar para orinar, y que Juan José M. cogió el bidón con disolvente de un saco de escombros instantes antes de entrar en el cajero, versión que desmontaría la hipótesis de que fue una acción concertada y premeditada. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios