Una ayuda para la emancipación de los discapacitados intelectuales

  • La Vivienda de Entrenamiento de la Fundación Carmen Pardo-Valcarce facilita a estas personas que puedan vivir de forma independiente fuera del ámbito familiar.

Las dificultades que se encuentran las personas con discapacidad para independizarse han llevado a la Fundación Carmen Pardo-Valcarce a inaugurar una Vivienda de Entrenamiento, que ayuda a este colectivo a adquirir las habilidades necesarias para gestionar su propio hogar de forma independiente y autónoma.

En esta primera edición de la Vivienda de Entrenamiento, alrededor de 50 jóvenes con discapacidad intelectual, en grupos de doce, y en turnos de tres meses, irán adquiriendo gradualmente responsabilidades y pasarán sus primeras noches fuera de casa acompañados de un monitor. Una vez transcurrido el período de prácticas, los responsables de la vivienda valorarán las posibilidades de la emancipación real de los jóvenes. También se trabaja con los padres de estos jóvenes para ayudarles a entender la independencia como una etapa más de la vida de sus hijos, educando a ambos en los mismos valores para trasladarlos así a sus hijos.

Este proyecto pone a disposición de los jóvenes con discapacidad intelectual una vivienda con todos los recursos necesarios para experimentar una convivencia real y en la que, con la ayuda de profesionales y el apoyo de los compañeros, van adquiriendo habilidades para ver cumplido otro de los retos que se plantean dentro de este sector y poder convertirse en protagonistas de su propia vida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios