Las ayudas a las familias españolas son de las más bajas de Europa

  • Un informe del Instituto de Política Familiar revela que "España las sigue teniendo relegadas" con las fuertes restricciones a las subvenciones · Sólo una de cada diez recibe prestaciones directas por hijo

Comentarios 1

"España sigue teniendo relegada a la familia manteniéndola a la cola de Europa". Así lo revela el informe sobre las ayudas a la familia en Europa, elaborado por el Instituto de Política Familiar (IPF), que pone de manifiesto que Europa cada vez destina menos dinero a las familias. Las ayudas han caído hasta el 2,1% del PIB en los últimos 10 años, que representa sólo el 7,7% de los gastos sociales -mientras el 41,7% se dedica a la tercera edad y el 29% a la sanidad- y apenas supone un euro diario por persona (439 euros persona al año). Éstas son algunas de las principales conclusiones del informe que se ha publicado recientemente.

El que España sea, junto con Portugal, el país de la UE15 que menos dinero destina a la familia, que la prestación social por hijo a cargo sea "ridícula" -24,25 euros al mes contra los 125 euros al mes de media en la UE15- y con fuerte restricciones de ingresos -para familias con ingresos menores de 11.265 euros al año-, que se mantenga una fiscalidad que penaliza a las familias y que no se aborde, entre otras cosas, la excedencia para el cuidado de hijos o de familiares, son la constatación por las que España sigue a la cola de Europa, afirma Eduardo Hertfelder, presidente del IPF.

Por su parte, y con respecto al resto de los países de la UE, las enormes diferencias existentes en el trato a la familia entre los países están provocando importantes "discriminaciones" y generando países de primera y segunda categoría. Así, mientras Luxemburgo destina a prestaciones familiares 2.158 euros por persona/año, Rumania dedica 23 euros/año y Bulgaria 27 euros/año. Hay países que no llegan ni a la mitad de la media de la UE y tan sólo 10 países de los 27 superan la media europea.

El informe revela que existe, en general, correlación entre el gasto social dedicado a la familia y la tasa de riesgo de pobreza infantil, de manera que, a medida que aumenta el nivel de ayuda a las familias disminuye el riesgo de pobreza en menores.

"Pero si esto es significativo de la deficiente ayuda a la familia en Europa y que es más acusada en países como España", dice Hertfelder, "es más preocupante aún la constatación de que no existe voluntad política de ayudar a la familia". En efecto, tanto Europa, que destina cada vez menos dinero a la familia, como en España que en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para el 2010 ha recortado la dotación presupuestaria al concepto de familia que sumado a los que sufrió en los PGE del 2009 constatan esta triste realidad, declara el presidente del IPF.

Respecto a las ayudas directas a la familia, la prestación por hijo a cargo es la principal medida que hay en Europa, con 90 euros/mes de media (UE27) y que alcanza los 125 euros/mes en la UE15. Una cuantía, que generalmente es de carácter universal para hijos de hasta 22 años de edad media ampliada, pero con grandes diferencias entre los distintos países.

Las diferencias en las cuantías de las prestaciones son tan grandes que merecería la pena vivir en países como Luxemburgo, Irlanda, Austria o Alemania. En el 40% de los países de la UE27 una familia con 2 hijos no recibe ni 60 euros/mes por ambos hijos y, además, como restricciones de renta para poder recibirlas.

En España tan sólo una de cada 10 familias puede acceder a las prestaciones directas por hijo a cargo mientras que en Europa las reciben más de ocho de cada diez. Al contrario que la mayoría de los países de la UE27 que las dan de manera universal.

La situación empeora en el caso de las familias numerosas, que están abandonadas en la UE27. En 11 países una familia de 3 hijos no recibe ni 100 euros/mes por esos hijos. Y en tan sólo nueve países dan ayudas significativas a las familias numerosas. Existiendo grandes discriminaciones entre los países.

Una de las propuestas del IPF es la redistribución más equitativa de las prestaciones, aumentando el porcentaje destinado al concepto de familia alcanzando la UE27 el 3% del PIB de media durante el quinquenio 2010-2015.

24,25

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios