La ola de calor y el humo duplican la mortalidad en Moscú

  • Se rondan las 700 muertes diarias en lugar de las 360 habituales en la capital rusa por las altas temperaturas y los incendios forestales.

La mayor ola de calor en la historia de las observaciones meteorológicas en Rusia y el denso manto de humo de los incendios forestales que hace este lunes cuatro días cubre Moscú han multiplicado por dos la mortalidad en la capital rusa.

"En el último tiempo la mortalidad en Moscú ha aumentado al doble", admitió en rueda de prensa el jefe del departamento de Sanidad del Ayuntamiento, Andréi Seltsovski, citado por la agencia Interfax.

La declaración hecha por Seltsovski es la primera confirmación oficial de la versiones que ya circulaban en los medios e internet acerca de que la ola de calor y el humo de los incendios forestales en las afueras de la capital habían disparado las tasas de mortalidad en Moscú.

Según Seltsovki, en un período normal en Moscú se registran diariamente entre 360 y 380 fallecimientos, mientras que ahora son alrededor de 700.

El funcionario indicó que como consecuencia de ese aumento del número de muertes, los depósitos de cadáveres de la capital rusa están cerca del 90 por ciento de su capacidad.

Varios países europeos iniciaron el pasado fin de semana la retirada parcial del personal de sus embajadas y de sus familiares, aunque no lo califican de evacuación, y han recomendado a sus ciudadanos a abstenerse de viajar a la capital rusa y a las zonas afectadas por el fuego.

Las embajadas y otras representaciones extranjeras en Moscú continuaron este lunes los recortes de los horarios de atención al público.

El consulado de Estados Unidos en Moscú canceló todas las entrevistas con solicitantes de visados debido "a la compleja situación provocada por contaminación atmosférica en Moscú".

El Ministerio de Sanidad recomienda a los moscovitas no salir a la calle ni abrir las ventanas, utilizar mascarillas y máscaras de oxígeno, no hacer esfuerzo físico, beber mucha agua y prescindir del alcohol y el tabaco.

Según los meteorólogos, los padecimientos de los moscovitas a causa del humo podrían terminar este martes, ya que se espera un cambio de la dirección de viento y algunas lluvias.

Mientras, el Ministerio de Rusia para Situaciones de Emergencia informó de que el número de incendios forestales activos en todo el país no ha variado prácticamente en las últimas veinticuatro horas, pero el área castigada por el fuego ha disminuido en poco más de 16.000 hectáreas.

En las últimas veinticuatro horas se declararon 247 nuevos incendios y un total 239 fuegos fueron sofocados.

Según Emergencia, un total de 161.886 hombres participan en la lucha contra los incendios forestales, que desde el comienzo del verano han devastado casi 750.000 hectáreas de bosques.

El ministerio de Defensa anunció este lunes que efectivos militares cavaron un cortafuegos de ocho kilómetros de largo y 150 metros de ancho para proteger de los incendios forestales el Centro Nuclear Federal de Sarov.

El Centro, donde se fabricó la primera bomba nuclear soviética, se encuentra en la región de Nizhni Nóvgorod, una de las más afectadas por el fuego.

El presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, ordenó el miércoles de la semana pasada reforzar la seguridad de los centros nucleares, bases militares e instalaciones estratégicas en el centro de la parte europea del país.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios