El colegio privado embargado por deudas recupera su material

  • Los pupitres, las pizarras y el material deportivo regresan al complejo educativo Santa Illa, que tiene una deuda de casi un millón de euros con la Seguridad Social

El colegio Santa Illa, ubicado en el distrito de Chamartín, recuperó ayer su mobiliario y material escolar y deportivo, que el jueves fue embargado por una deuda que tiene la empresa responsable del centro con la Seguridad Social. El director técnico del colegio privado, Manuel Díaz, se acercó hasta la entrada de las instalaciones para atender a los operarios que iban descargando el mobiliario y que iban depositándolo en el patio, porque será a lo largo del fin de semana cuando colocarán las cosas en su sitio.

Díaz explicó que están "muy contentos de volver a la normalidad" y, aunque reconoció que el lunes no será un día normal, de todos modos será el día que se reanudarán las clases. Además, indicó que los trabajadores del centro se enteraron de la situación el miércoles por la tarde, cuando se lo comunicó la empresa, y no se procedió a buscar una solución porque era "materialmente imposible". "No pensábamos que se iba a proceder al embargo", insistió.

En este sentido, criticó la manera en la que se procedió a retirar los muebles, pues, aunque no entra a valorar los hechos, sí lo hace con las formas. "No fue el procedimiento correcto. Estaban los alumnos en el cole", señaló.

Sobre la situación económica del centro, Díaz dijo que él es el responsable académico y que no tiene conocimiento de la situación económica dirigida por un administrador como en cualquier empresa privada. También recalcó el "apoyo de los padres", con los que se reunieron ayer por la tarde y se les explicó la situación, ya que el centro no tiene constituida una asociación de padres de alumnos (APA) porque es pequeño.

El colegio Santa Illa de Madrid tiene pendientes deudas acumuladas con la Seguridad Social por valor de 992.263 euros desde hace 20 años, según consta en el auto del juzgado madrileño que autorizó el embargo del centro el pasado 22 de diciembre.

El auto del juzgado de lo contencioso-administrativo número 19 de Madrid, al que ha tenido acceso Efe, autorizó a los funcionarios de la Tesorería General de la Seguridad Social a ejecutar el embargo de este colegio privado bilingüe, en el marco de un expediente abierto en 1991.

La Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) indicó que la sociedad anónima Santa Illa, responsable del colegio privado con el mismo nombre, rechazó "sistemáticamente" todas las soluciones que se le daban para afrontar su deuda, como el pago fraccionado de la misma.

En un comunicado, el Ministerio de Empleo y Seguridad Social ha explicado que "pese a los reiterados esfuerzos de la Administración por solventar el problema de deuda", la sociedad anónima "ha venido rechazando sistemáticamente las soluciones que habían sido ofrecidas por la Seguridad Social".

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, consideró "lamentable" que se hayan embargado los pupitres y el material escolar del colegio "mientras los alumnos estaban allí" y más cuando "se ha hecho por cuenta de la Seguridad Social". "Me ha sorprendido muchísimo que unos funcionarios públicos hayan ido a un colegio y hayan decidido embargar los pupitres y el material escolar mientras los alumnos estaban alli", manifestó.

Por su parte, el secretario general del Partido Socialista de Madrid (PSM), Tomás Gómez, consideró que su situación actual forma parte de "los riesgos de la privatización de los derechos de los ciudadanos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios